Una auditoría realizada por la actual Cámara de Cuentas detectó irregularidades en el manejo de más de dos mil millones de pesos en el Ministerio de Educación (Minerd) entre los años 2012 y 2016.

La citada auditoría detecta violaciones a la Ley de Compras y Contrataciones y retención de pagos a la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), conforme un reportaje de la periodista Julissa Céspedes difundido en el programa “Reporte Especial”, de CDN.

Señala que en procesos de compras irregulares se gastaron cientos de millones de pesos, entre ellos RD$182 millones en construcción de obras para las que no tenían el terreno.

También hay compras declaradas como “urgentes” que no cumplían con este criterio y que involucraron RD$85,493,397, contratos con personas o compañías que no podían ser referentes en licitaciones (RD$18,151,806), obras que presentan diferencias entre el monto pagado y los trabajos realizados (RD$44,912,185).

Explica que en el caso de la DGII, Céspedes informó que entre el 2012 y 2013, que comprende el final de la gestión de Josefina Pimentel y el inicio de la administración de Carlos Amarante Baret, el Minerd no le pagó al mencionado organismo más de 431.3 millones de pesos.

Otros RD$515,911,797 fueron pagados a docentes que supuestamente laboraban en los horarios escolares establecidos, pero que también figuraban como empleados en otras instituciones del Estado.

Unos 133 millones de pesos fueron pagados a miembros del personal administrativo que similarmente laboraban en otras entidades públicas.

El ex Ministro de Educación , Carlos Amarante Baret reaccionó al reportaje y calificó la auditoría de “un adefesio jurídico hecho con mala fe y mediante el cual algunos miembros de la Cámara anterior procuraban congraciarse con el nuevo gobierno para ver si podían permanecer cuatro años más en dicha institución”.

Dijo que los hallazgos de esa auditoría son risibles y no ameritan ser enviados a la Procuraduría General de la República (PGR).

Dijo Amarante Baret que la Cámara de Cuentas hizo el ridículo por buscarle el lado al nuevo gobierno, en un momento donde el presidente Luis Abinader le pedía públicamente su renuncia y donde poco tiempo después, fueron sometidos a una investigación por la Procuraduría General por faltas graves en sus funciones”, declaró.