Por: El Diario /

El senador republicano Roger Marshall cuestionó al Dr. Anthony Fauci sobre su altísimo salario y que éste no fuera público, pero el principal asesor de la Casa Blanca sobre la pandemia de COVID le hizo ver que tenía «información incorrecta», pues sus reportes financieros son públicos, luego lanzó un insulto, pero sin darse cuenta de que el micrófono estaba prendido

El Dr. Anthony Fauci ha sido foco de críticas de senadores republicanos, pero aunque intentan acorralar al principal experto en enfermedades infecciosas, éste intenta mantener la calma, sin embargo en esta ocasión no se quedó callado, pero no se alejó suficiente del micrófono y lanzó insulto al senador Roger Marshall (Kansas).

“¡Qué tarado, Jesucristo!”, expresó el principal asesor sobre la pandemia de COVID-19 de la Casa Blanca.

La expresión de Fauci ocurrió después de que el senador Marshall cuestionó que se ocultara el salario de más de $400,000 dólares anuales del médico, uno de los más altos en el Gobierno federal, aunque esa información es pública.

El senador republicano afirmó que ni él ni su personal pudieron localizar la información, aunque pudieron solicitarla por Ley de Libertad de Información, además de que los congresistas también pueden hacer la petición al Gobierno federal. Incluso insinuó en que hubiera alguna irregularidad.

“¿De qué estás hablando… Mis divulgaciones financieras son de conocimiento público… Tiene información increíblemente incorrecta”, dijo Fauci.

Cabe destacar que varios medios, incluso el Centro para la Integridad Pública, han publicado la información de divulgación financiera de Fauci, quien cuando terminó su intervención lanzó el insulto al senador, pero el micrófono logró captarlo.

El video se volvió viral.

Marshall dijo que Fauci se frustró por los “duros cuestionamientos” en el Senado.

“Llamarme tarado durante una audiencia en el Senado puede haber aliviado el estrés del burócrata menos confiable de Estados Unidos, pero no quitó los hechos”, aseguró Marshall.

Fauci también se enfrascó en una discusión con el senador Rand Paul (Kentucky), a quien acusó de poner su vida y la de su familia en peligro, debido a las mentiras que difundía.