PARÍS (AP) — Los maestros franceses realizaron una huelga nacional el jueves para expresar su enojo por la forma en que el gobierno está manejando la situación del virus en las escuelas, denunciando reglas confusas y pidiendo más protección.

Agotados por las presiones de los crecientes casos de COVID-19, se esperaba que la gran mayoría de los maestros apoyaran el llamado de 11 sindicatos para protestar por las interrupciones en las clases relacionadas con el virus y las reglas de aislamiento en constante cambio.

Los sindicatos organizaron una protesta callejera en el centro de la ciudad de París el jueves por la tarde.

Francia se encuentra en el epicentro de la lucha actual de Europa contra el COVID-19, con nuevas infecciones que superan las 360.000 por día esta semana, impulsadas por la variante omicron altamente contagiosa. Los maestros están molestos y quieren aclaraciones sobre las reglas y más protecciones, como máscaras adicionales y pruebas para ayudar con la tensión.

“El mes de enero es difícil (para las escuelas)”, reconoció el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, en la televisión France 2. Su ministerio contó 50.000 nuevos casos de COVID-19 entre los estudiantes en los “últimos días” y una gran cantidad de clases cerradas debido al virus: 10.553. Se espera que las cifras empeoren en las próximas semanas.

Los sindicatos estimaron que entre el 62 % y el 75 % de los docentes apoyaban el movimiento de protesta, según la escuela a la que pertenecen. El gobierno dijo que el 27% de los maestros estaban en huelga.

El sindicato de docentes SNUIPP dice que el descontento está aumentando entre los docentes franceses. Desde el 6 de enero, las autoridades ya impusieron dos cambios a las reglas sobre las pruebas a los escolares, dejando a muchos con un latigazo cervical.

“La situación desde el comienzo del año escolar de enero ha creado un desorden indescriptible y un fuerte sentimiento de abandono e ira entre el personal escolar”, dijo el sindicato.

SNUIPP está pidiendo el regreso a una regla anterior que cierra las clases durante una semana si un niño da positivo.

Los maestros también exigen máscaras de mayor calidad, más pruebas en las escuelas y dispositivos en las clases que advierten cuando se requiere ventilación.

La huelga se produce después de que los senadores franceses aprobaran un proyecto de ley que exige que los adultos presenten pruebas de vacunación para ingresar a restaurantes y bares, cines, teatros, museos, estadios deportivos y trenes interregionales. Los niños no vacunados entre 12 y 17 años pueden mostrar una prueba negativa.

La medida entrará en vigor después de que el parlamento apruebe la legislación la próxima semana.