POR DONALD HAYS Y BRIANA SULLIVAN

ESTADOS UNIDOS – Los datos del Censo Nacional de esta pais revelan que en el 2017 los propietarios de viviendas eran casi 89 veces más ricos que los inquilinos.

la riqueza media de los propietarios era casi 89 veces mayor que la riqueza media de los inquilinos y no se debía enteramente al valor acumulado de la vivienda.

La Encuesta de Ingresos y Participación en Programas (SIPP, por sus siglas en inglés) muestran disparidades continuas en la riqueza, el valor de los activos que se poseen menos los pasivos (deudas) adeudados, revelados en el informe del año pasado sobre la riqueza de los hogares en 2015.

Solo dos activos, el capital de la vivienda y las cuentas de jubilación, representaron el 61,7% de la riqueza de los hogares en 2017.

El informe de la Oficina del Censo de EE . UU. y las tablas detalladas sobre la riqueza de los hogares en 2017 muestran amplias variaciones entre los grupos demográficos y socioeconómicos.

El tamaño de la muestra del SIPP permite comparar los activos de muchas poblaciones y grupos, como hogares de bajos ingresos y hogares con o sin hijos.

Aspectos destacados de la riqueza de los hogares en dólares de 2017

Mayores contribuyentes. Solo dos activos, el capital de la vivienda y las cuentas de jubilación, representaron el 61,7% de la riqueza de los hogares en 2017.
El valor medio de la riqueza de los propietarios de viviendas en sus hogares fue de $118.000, y el saldo medio de la cuenta de jubilación familiar fue de $65.000.

Si bien muchos hogares poseían estos bienes, otros no: el 38,2% de los hogares no poseía vivienda propia y el 42,7% de los hogares no contaba con una cuenta de jubilación. Esta brecha de propiedad en dos activos clave contribuye a la desigualdad de riqueza.

Cuentas bancarias Algunos activos comunes constituían una pequeña porción de la riqueza del hogar. En 2017, el 93,7% de los hogares tenían cuentas bancarias o cooperativas de crédito. Sin embargo, las cuentas representaron solo el 8,9% de la riqueza total de los hogares.

Propiedad de la vivienda. El valor acumulado de la vivienda no representó completamente la diferencia en la mediana de la riqueza entre propietarios e inquilinos. Los hogares que eran dueños de su casa tenían una riqueza media de $269,100, sustancialmente más que los que alquilaban sus casas ($3,036).

Incluso cuando se excluyó el valor acumulado de la vivienda de la riqueza total, la riqueza mediana de los propietarios era de $109 000, una asombrosa cantidad de 35,9 veces más que la riqueza mediana de los inquilinos.

Seguro de salud. Los hogares con personas que no tenían seguro médico durante todo o parte del año tenían una riqueza media dramáticamente más baja ($18,750) que los hogares en los que todos los miembros tenían cobertura durante todo el año ($140,500).

Los que no tenían seguro también tenían un 50% menos en sus cuentas corrientes y un 74% menos en sus cuentas de jubilación.

Estado civil, edad y sexo. Las cabezas de familia solteras (aquellas que son propietarias o alquilan la casa) de cualquier edad tenían una riqueza media de $28,290.

Eso representó el 75,9% de la riqueza media de sus homólogos masculinos solteros de 37.290 dólares y solo el 12,1% de la riqueza media de sus homólogos casados ​​de 233.100 dólares.

Tales disparidades entre géneros y estado civil persistieron en la mayoría de los grupos de edad.
Raza y origen hispano. En relación con los jefes de hogar negros e hispanos, los jefes de hogar blancos y asiáticos no hispanos tenían una riqueza familiar mediana más alta.

Los jefes de hogar blancos no hispanos tenían una riqueza familiar promedio de $171,700, en comparación con $9,567 para los jefes de hogar negros y $25,000 para los jefes de hogar hispanos.

Los jefes de hogar asiáticos tenían una riqueza familiar promedio de $157,400, que no era estadísticamente diferente de la estimación para los jefes de hogar blancos no hispanos.

Educación. La educación superior se vinculó con una riqueza familiar mediana más alta.

Los hogares en los que el miembro más educado tenía una licenciatura tenían una riqueza media de $198 000, en comparación con los $34 460 de los hogares en los que el miembro más educado solo tenía un diploma de escuela secundaria.

Aquellos con títulos de posgrado o profesionales tenían poco más del doble de la riqueza media ($396,900) de los que tenían una licenciatura.

Empleo. Los hogares en los que al menos un miembro estuvo desempleado o trabajó a tiempo parcial durante el año tenían menos riqueza.

Los hogares en los que al menos una persona tuvo un trabajo de tiempo completo durante todo el año tenían una riqueza media de $114 200, en comparación con $81 150 para los hogares en los que uno o más miembros tuvieron un trabajo de medio tiempo durante el año y $19 490 para los hogares en que una o más personas estaban desempleadas.