Por: Alyssa McMurtry(AA)

Los contagios entre la población joven no vacunada de España siguen aumentando exponencialmente, lo que llevó este martes 6 de julio a Cataluña a anunciar restricciones a la vida nocturna.

A partir de este fin de semana, los clubes nocturnos permanecerán cerrados en la región noreste después de estar abiertos durante solo tres semanas.

Este martes, España informó de 14.137 nuevas infecciones en comparación con las 7.046 registradas hace solo una semana. Los jóvenes de entre 12 y 30 años son los más afectados por esta ola viral que aumenta rápidamente, con tasas de infección tres veces más altas que la población general.

Mientras tanto, Cataluña registró cerca de 6.000 nuevas infecciones con una tasa de positividad de la prueba del 15%. El martes pasado, poco más de 2.500 personas dieron positivo para el virus.

Cataluña es la primera región en cerrar por completo las discotecas, aunque Cantabria, las Islas Baleares y Navarra han anunciado restricciones recientemente.

En Castilla y León se está considerando una medida similar combinada con toques de queda, aunque al no estar ya en estado de emergencia legal restringir las libertades es un tema legal complicado.

La mayoría de las otras partes de España están registrando tendencias ascendentes igualmente pronunciadas. Extremadura ha confinado tres ciudades, mientras que Andalucía debate si debería cerrar la popular ciudad turística de Conil de la Frontera a pesar de las numerosas reservas en hoteles.

Ver también: Las tasas de vacunación contra el coronavirus difieren entre los países de la Unión Europea

Muchos jóvenes acaban de salir de la escuela o la universidad para las vacaciones de verano y disfrutan de la temporada gracias al levantamiento de muchas de las restricciones que regían en el país. Durante meses, España ha permitido beber y comer en interiores y sin toque de queda. El Gobierno también eliminó recientemente el uso obligatorio de máscaras médicas al aire libre.

Pero mientras todos disfrutan de las recientes libertades, los más jóvenes han recibido pocas vacunas. Aunque el 63,5% de la población española ha recibido al menos un pinchazo, solo el 13% de los que tienen entre 20 y 30 años han sido vacunados.

Si bien las hospitalizaciones se encuentran en niveles relativamente bajos, están aumentando lentamente a medida que disminuye la edad promedio de los pacientes. Las hospitalizaciones aumentaron un 20% en comparación con la semana pasada, con poco menos de 3.000 personas luchando contra casos graves de COVID-19.