La policía de Madagascar arrestó esta semana a seis personas, incluido un ciudadano extranjero, sospechosos de conspirar para asesinar al presidente tras lo que funcionarios de la nación insular del Océano Índico dijeron que fue una investigación de meses.

Madagascar tiene una historia de violencia política. El exlíder golpista Andry Rajoelina, de 44 años, prestó juramento como presidente en 2019 después de una elección muy reñida y una impugnación ante la corte constitucional de su rival.

«Según las pruebas que tenemos en nuestro poder, estas personas habían ideado un plan para la eliminación y neutralización de varias personas, incluido el jefe de Estado», dijo el fiscal general en un comunicado.

Agregó que las investigaciones aún estaban en curso. Los arrestos se realizaron el martes.

Las autoridades no dieron detalles sobre el alcance del complot o qué tan avanzado estaba cuando los sospechosos fueron detenidos. La declaración del fiscal general no especificó la nacionalidad del ciudadano extranjero presuntamente involucrado.