CUBANET –

MIAMI, Estados Unidos. – Los ministros de Relaciones Exteriores de 20 países inscritos en el modelo de Naciones Unidas denunciaron la represión desatada en Cuba a raíz de las protestas del pasado 11 de julio, donde fueron detenidos y encarcelados cientos de manifestantes.

La Declaración Conjunta fue encabezada por Estados Unidos, cuyo gobierno “continuará apoyando el deseo de libertad del pueblo cubano y de determinar su propio futuro”.

“Hoy, las democracias de todo el mundo se unen para apoyar al pueblo cubano, pidiendo al gobierno cubano que respete las demandas cubanas de derechos humanos universales. Como dijo el presidente Biden, el pueblo cubano hizo un ´llamado de atención a la libertad´ (…) Nos acompañan Austria, Brasil, Colombia, Croacia, Chipre, República Checa, Ecuador, Estonia, Guatemala, Grecia, Honduras, Israel, Letonia, Lituania, Kosovo, Montenegro, Macedonia del Norte, Polonia, República de Corea y Ucrania”, señala un comunicado firmado por el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken.

El funcionario sostuvo que, como consecuencia de las manifestaciones del 11 de julio, “decenas de miles de cubanos en toda la isla salieron a las calles para exigir pacíficamente sus libertades fundamentales y un futuro mejor”. Sin embargo, Blinken lamentó que el régimen cubano, lejos de responder a las necesidades del pueblo, respondiera con violencia.

“El gobierno cubano ha respondido no reconociendo las voces de su propio pueblo, sino sofocando aún más esas voces a través de detenciones arbitrarias y juicios sumarios secretos sin garantías del debido proceso”, lamentó el secretario de Estado.

Pese a ello, Blinken destacó que la declaración conjunta con 20 naciones firmantes “demuestra que el pueblo cubano no está solo en sus aspiraciones”.

“Estados Unidos y la comunidad internacional continuarán brindando apoyo al pueblo cubano en su búsqueda de ejercer esos derechos humanos y libertades universales a los que todas las personas tienen derecho”, finaliza el comunicado.