Las inmediaciones del aeropuerto de la capital de Afganistán, Kabul, se han visto sacudidas por al menos cuatro explosiones en las últimas horas.

El ataque, que ha sido reivindicado por el grupo terrorista ISIS (autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia), han dejado hasta el momento 12 militares estadounidenses fallecidos.
«En este momento sabemos que 12 militares estadounidenses murieron en el ataque y 15 militares más resultaron heridos», informó el comandante del Mando Central de EEUU (Centcom), Kenneth McKenzi, durante una conferencia de prensa.

Asimismo, McKenzi confirmó que los ataques fueron llevados por terroristas suicidas.

El atentado fue perpetrado por el grupo terrorista ISIS (autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia), informó el medio digital Politico que cita a una fuente en la Administración estadounidense.

Por su parte, el movimiento talibán desconoce quién es autor del atentado, afirmó a Sputnik Mohammad Naim, portavoz de la oficina política del movimiento fundamentalista.

«Hemos oído eso, pero de momento no sabemos quién es [el responsable], no lo sabemos», afirmó el portavoz en declaraciones a Sputnik.

Al ser preguntado si es posible que el atentado cerca del aeropuerto de Kabul fuera lanzado por el grupo terrorista ISIS, Naim respondió que por ahora no puede afirmar nada con certeza. «Sin embargo, cualquier cosa es posible», añadió el portavoz.

A su vez, otro portavoz del movimiento, Zabiullah Mujahid, dijo a Sputnik que la explosión, que se produjo en el área «controlada por los estadounidenses», en su mayoría se llevó la vida de afganos.

«Estamos llevando a cabo una investigación para aclarar cómo sucedió eso», indicó Mujahid.

Un poco más tarde el canal FoxNews informó que una segunda explosión se produjo cerca de un hotel utilizado por Estados Unidos como zona de reunión para los civiles evacuados.

La primera fue perpetrada por un suicida, y la segunda por un coche bomba, según reporta Sky News, citando una fuente del Ministerio de Defensa británico.

Más de 60 personas fallecieron y 150 otras resultaron heridas después de dos explosiones, comunicó el diario The Wall Street Journal, citando a una fuente en el Ministerio de Sanidad afgano.
Los militares españoles (imagen referencial) – Sputnik Mundo, 1920, 26.08.2021
España
España confirma que las explosiones en Kabul no afectaron a ninguno de sus militares
hace 3 horas
«Más de 60 afganos civiles murieron y 150 resultaron heridos como resultado de las explosiones frente al aeropuerto de Kabul», tuiteó un periodista de The Wall Street Journal.
Una fuente agregó que los cuerpos de los fallecidos, así como los heridos, entre ellos mujeres y menores, fueron trasladados a hospitales.

El Departamento de Defensa de Estados Unidos confirmó que hay varios connacionales y civiles entre las víctimas del atentado.
«Podemos confirmar que la explosión en la Puerta de la Abadía fue el resultado de un ataque que provocó varias víctimas estadounidenses y civiles», dijo el portavoz del Pentágono, John Kirby, a través de Twitter.

El funcionario también confirmó una segunda explosión cerca de un hotel.
«Podemos confirmar que varios miembros de las fuerzas estadounidenses murieron en el ataque de

hoy en el aeropuerto de Kabul y otros están siendo tratados por sus heridas. También sabemos que varios afganos fueron víctimas de este atroz ataque», señala en el texto el portavoz del Pentágono, John Kirby.

Un corresponsal de The Wall Street Journal reportó que cuatro marineros estadounidenses fallecieron y otros tres resultaron heridos a causa de las explosiones.

«El embajador de EEUU en Kabul informó al personal de que cuatro marineros fallecieron por la explosión y tres resultaron heridos», publicó el periodista en Twitter.

Civiles afganos a bordo del C-17 Globemaster – Sputnik Mundo, 1920, 26.08.2021
Internacional

El vuelo que rescató a cientos de afganos bate un récord
hace 6 horas

Por su parte Lucas Tomlinson, corresponsal de la cadena Fox News, informó que al menos 10 soldados estadounidenses perdieron la vida en el ataque y decenas sufrieron heridas.
La cadena de televisión norteamericana Fox News comunicó, a su vez, que 12 militares estadounidenses fallecieron.

El portavoz del movimiento talibán (prohibido en Rusia como terrorista) Zabihullah Mujahid señaló en un comentario a Sputnik que a pesar de las pérdidas, «EEUU continúa las operaciones de evacuación desde el aeropuerto de Kabul con normalidad».

Mujahid agregó que el organizador de los ataques sigue sin ser identificado, pero aseguró que la investigación al respecto está en curso.

A pesar de las dos explosiones, los aviones siguen despegando desde el aeropuerto de la capital afgana, reporta la cadena Sky News.

Más tarde, una tercera explosión sacudió el área del aeropuerto de Kabul, comunicó un corresponsal de Sputnik sobre el terreno.
«En la zona del aeropuerto se ha escuchado una explosión fuerte», dijo.

El aeropuerto de Kabul, convertido en el último punto de salida del país no controlado por el movimiento talibán desde mediados de este mes de agosto, se encuentra bajo el control de las fuerzas aliadas, principalmente de EEUU.

De momento nadie se ha atribuido la autoría de los ataques, mientras que el talibán condenó ese atentado y prometió tomar medidas para reprimir la actividad de «organizaciones malintencionadas».

El atentado se produjo en medio de la evacuación de las fuerzas de la OTAN de Afganistán, que se debe completar, según lo acordado con el talibán, antes del 31 de agosto.

El portavoz del movimiento, Zabihullah Mujahid, declaró a Sputnik que el movimiento talibán no examina la posibilidad de extender los plazos de la evacuación del Ejército estadounidense desde Afganistán, que expiran el 1 de septiembre, en el contexto de los ataques producidos en Kabul.

«Exigimos la retirada de los estadounidenses en el plazo determinado y en la fecha determinada. No tenemos previsto extender los plazos de su estancia en Afganistán» tras las explosiones en la capital, comentó Mujahid, al indicar que esto se aplica únicamente al personal militar, y las evacuaciones de civiles pueden continuar más allá del 31 de agosto.