Beijing ha emitido una respuesta con respecto al llamamiento por parte de Washington de nuevos estudios sobre el origen de la COVID-19.

«Estados Unidos continúa afirmando que China debería participar en investigaciones integrales, transparentes y basadas en la evidencia.

Nosotros consideramos que Estados Unidos debería hacer lo propio al lanzar su propia investigación de rastreo sobre el origen de la COVID-19 en cooperación con la OMS y de manera integral, transparente y basada en la evidencia.

Este tipo de investigaciones abordaría plenamente las preocupaciones de la comunidad internacional, al tiempo que supondría contribuciones positivas para la victoria de la humanidad sobre la COVID-19, al igual que a su nivel de preparación para futuras emergencias sanitarias», dijo Zhao Lijian, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China.