Por BBC Mundo-
Squid Game (o «El juego del calamar») es cualquier cosa menos el típico drama televisivo coreano light o empalagoso.

En una mordaz referencia a la vida actual en Corea del Sur, a los espectadores se les presenta una historia de violencia, traición y desesperación.

Todo esto se desarrolla en torno a una serie de juegos macabros en los que sus jugadores luchan literalmente a muerte.

A pesar de su contenido brutal, el programa ha cautivado al público de todo el mundo, convirtiéndose en la serie más vista de Netflix en al menos 90 países.

El drama lleva a los espectadores a un viaje de gran suspense a lo largo de nueve episodios en los que un grupo de personas sumidas en deudas y desgracias personales ingresan a una serie de seis juegos de supervivencia, inspirados en típicos juegos de niños de Corea del Sur.

Squid Game se suma a otras producciones cinematográficas recientes de Corea del Sur, en particular a la película ganadora del Oscar 2020 Parasite, al ofrecer una aguda crítica de la desigualdad socioeconómica que plaga la vida de muchos ciudadanos del país.
Deuda y desigualdad
La deuda de los hogares en Corea del Sur ha aumentado considerablemente en los últimos años hasta superar el 100% de su PIB, el más alto de Asia.

El 20% de los que más ganan en el país tiene un patrimonio neto 166 veces mayor que el del 20% con menores ingresos, una disparidad que se ha incrementado en un 50% desde 2017.

Los surcoreanos también enfrentan un aumento de la deuda en relación con los ingresos, y una subida reciente de las tasas de interés. Esto ha dejado en una situación aún más precaria a quienes carecen de recursos para hacer frente a eventos imprevistos, como un despido repentino o una enfermedad familiar.

El índice Gini que mide la distribución de la riqueza nacional coloca a Corea del Sur cerca de Reino Unido y en una mejor posición que Estados Unidos.

Sin embargo, el creciente desempleo juvenil, el alza de los precios de la vivienda y la pandemia mundial han revertido la modesta reducción de la desigualdad experimentada en los últimos años bajo el gobierno progresista de Moon Jae-in.

Las familias se están endeudando para pagar los costos de vivienda y educación, un gasto esencial para las clases medias que esperan asegurar que sus hijos accedan a la universidad que quieren.

Pero no son solo las familias. En agosto, el gobierno de Corea del Sur anunció nuevas restricciones crediticias destinadas a reducir la deuda entre los más jóvenes. Los millennials y los que tienen 30 años son los que más deben en relación a sus ingresos.

Pero los intentos de frenar el endeudamiento han llevado a algunas personas a recurrir a prestamistas de mayor costo y mayor riesgo.Tal elección deja a muchos a merced de los cobradores de deudas si el más mínimo cambio en sus circunstancias hace que no cumplan con los pagos.

Si bien pocos pueden encontrarse en manos de grupos criminales que amenazan con extraer sus órganos para la venta, como se muestra en Squid Game, la carga de una deuda abrumadora es un problema social cada vez más profundo, sin mencionar la principal causa de suicidio en Corea del Sur.