Desde CCN en Español-
Si bien el mundo de habla inglesa sigue dominando la música, películas y las series de televisión y por streaming, ha habido un cambio notable: un aumento constante en la influencia de Corea del Sur.

Cuando la pegadiza canción «Gangnam Style» del extravagante rapero surcoreano PSY se convirtió en el primer video en ser visto más de mil millones de veces en YouTube, poco sabíamos sobre lo que estaba por venir.

Los grupos de pop surcoreanos BTS y Blackpink nos han mostrado videos musicales llenos de acción y de gran presupuesto, rompiendo récords en YouTube y otras plataformas sociales. Mientras que «Parasite» fue en la primera película extranjera en ganar un premio de la Academia a la mejor película y ahora, la serie «El juego del calamar» podría convertirse en el programa número uno de Netflix.

Los coreanos utilizan el término «hallyu» para describir el fenómeno que se refiere a la «ola coreana» de entretenimiento que se ha extendido a todos los países de la región, y cada vez más lejos.

Por eso vemos a artistas surcoreanos cada vez con más frecuencia en programas de alcance global. El elenco de “El juego del calamar” ofreció una entrevista —principalmente en coreano— en The Tonight Show Starring Jimmy Fallon a principios de octubre, al igual que lo hizo el director de “Parasite” Bong Joon-ho en 2019. Por su parte, los integrantes de BTS han sido invitados a varios de los programas de mayor rating de EE.UU. El carpool de BTS con James Corden es uno de los más vistos en YouTube con más de 89 millones de vistas.

Pero, ¿cómo es que cultura pop de Corea del Sur llegó hasta occidente?

Jung-Sun Park, profesor y coordinador de estudios de Asia y el Pacífico en la Universidad Estatal de California en Dominguez Hills, indicó que las redes sociales e internet han «transformado totalmente los flujos transnacionales de la cultura pop».
Susanna Lim, profesora de estudios asiáticos en la Universidad de Oregon, dijo a CNN que los fanáticos occidentales exigen una mayor diversidad que en el pasado. Ella pone como ejemplo a los fanáticos del K-pop, señalando que muchos provienen de diversos orígenes y también pueden sentirse marginados por la cultura dominante estadounidense.»El creciente interés en la cultura pop del este asiático refleja estos cambios demográficos y la conciencia cultural en EE.UU. y Occidente”, dijo. El K-pop está lleno de influencias occidentales, por lo que puede resultar familiar y desconocido para el público occidental, agregó Lim.

Por su parte, Netflix indicó que sus inversiones en contenido que no está en inglés está en crecimiento. El gigante por streaming indicó en su más reciente reporte financiero de julio que «las grandes historias pueden provenir de cualquier lugar y ser amadas en todas partes», algo que se dijo antes del lanzamiento de «El juego del calamar», pero que sin duda lo confirma.

Ya sea la búsqueda de contenido más diverso, el gran impacto de las redes sociales o una excelente estrategia de contenido por parte de la industria, pareciera que finalmente las palabras de Bong Joon-ho, director de «Parasite» se están materializando.

«Una vez que superas la barrera de subtítulos de una pulgada de alto, se te presentarán muchas más películas asombrosas», dijo Bong Joon-ho, quien en los Golden Globes usó un traductor para pronunciar su discurso de aceptación principalmente en coreano.