CANARIA, ESPANA – El Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, (Pevolca) ha iformado que en la tarde de ayer, jueves 14 de octubre, el cono sufrió dos desbordamientos, lo que generó un importante flujo de lava que llegó a alcanzar gran fluidez y una velocidad de hasta 250 metros por hora.

En este momento la densidad ha aumentado y por tanto, la velocidad baja, con una media de 20-30 metros por hora en las últimas horas.

El volcán muestra un comportamiento más efusivo, con más lava y menos emisión de ceniza. Preocupan especialmente los ramales de la colada norte, que se ha dividido en varias lenguas que se adentran en La Laguna.

Estas se encuentran a un kilómetro de la costa, y aunque el empuje podría llevarlas a acercarse al mar en las últimas horas dependerá de la dinámica del volcán y el terreno. En principio, estas dos coladas separadas de la primigenia o más antiguas, de seguir su cauce tenderían a confluir y podrían formar diferentes fajanas a la ya formada en la zona de los Guirres, sobre la playa de El Perdido en Tazacorte.

Esta es la colada que más atención y vigilancia recibe, y el dedo que más preocupa es el que avanza en el Camino El Cumplido a la altura del número 22, en una ruta que se estima circule pegada a la cara norte de la montaña de La Laguna.

La colada norte, como ha señalado la directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN), María José Blanco, arrastra «bloques de gran tamaño« y se alimenta del desbordamiento de ayer, con un »caudal lávico «escalonado», que sufre taponamientos y fluye en pulsos «hacia los laterales con coladas de corto recorrido y muy efímeras», perpendiculares al canal lávico actual.

Sobre la colada más al sur, uno de sus dedos discurre sobre la fajana o isla baja creada por el volcán de San Juan en 1949 y «por datos térmicos sigue habiendo aporte«, y por tanto, podrían evolucionar a corto plazo tras varios días sin apenas actividad. Hay un caudal que «alimenta lentamente a estas coladas».

El cono volcánico «cambia constantemente, como ha pasado en los últimos días» y lo seguirá haciendo dentro de su comportamiento estromboliano.

Más terremotos de más de 4,5
El Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias, Pevolca, ha advertido que la sismicidad se mantiene en la isla de La Palma, con terremotos que podrían superar los 4,5 de magnitud en los próximos días aunque con epicentros profundos.

Tal y como ha señalado su portavoz, Rubén Fernández, existe la probabilidad de que se den sismos por encima de 4,5 que «aunque son de alta intensidad, ganan fuerza en focos profundos«. El mayor de ellos en la jornada de hoy, viernes 15 de octubre, ha sido de 4,5 sentido a intensidad 3,4 a 36 kilómetros de profundidad, que se ha podido notar en prácticamente toda la isla.

Por otro lado, la deformación de 5 centímetros registrada en la jornada de ayer jueves en la estación LP03 en Jedey-Las Manchas ha disminuido en su patrón horizontal y no hay deformaciones en el resto de las estaciones de la red.

La lava ha arrasado el 10% de la isla
La superficie afectada por la lava ya alcanza el 10% de la isla de La Palma, ya que el volcán ha devorado hasta el momento 696 hectáreas. El satélite Copernicus, en su último informe de ayer jueves, informó de 1.548 edificaciones afectadas, mientras que el catastro considera efectivas 992, de las que 809 son viviendas.

En total, el número de evacuados ya alcanza los 7.000, un 8,2% de la población total de la isla. Con la última evacuación realizada en las últimas horas ya son 1.000 personas las evacuadas en las últimas 24 horas, con la totalidad de los vecinos y vecinas del barrio de La Laguna, que ya tiene las coladas dentro del corazón del barrio.

Fernández ha destacado que, en principio, no se prevén más evacuaciones, y aunque esta medida dependerá de la evolución del volcán, la densidad de la lava, la cantidad y la orografía del terreno.

Calidad del aire

La directora del IGN, María José Blanco, ya advirtió en su último informe que si bien la calidad del aire es buena y no se han superado umbrales ni en dióxido de azufre, ni de dióxido de carbono ni concentración de partículas PM10 (de menor tamaño) sí que habrá un empeoramiento en las próximas horas.

La entrada de un frente de aire sahariano, unido a viento débil de brisas complicará la dispersión de contaminantes y bajará la capa de inversión térmica a los 600-1.000 metros. Al ser viento débil «no se descarta que afecte a la operatividad del aeropuerto, aunque no está confirmado«.

Se han registrado «algunos picos puntuales« de tipo horario dentro de las zonas de exclusión que han obligado a los equipos que trabajan en la zona a evacuar momentáneamente. El dióxido de azufre ha estado dentro de los umbrales en todas las estaciones, con un repunte en Los Llanos que no rebasó el límite establecido de seguridad de 10 a 11 horas.

En el penacho, se ha registrado una emisión de 14.542 toneladas diarias en su valor subestimado. mientras que el dióxido de carbono en todo el entorno de Cumbre Vieja es de 1.184 toneladas diarias.

El estudio de los metales asociados a los gases, que contienen arsénico, níquel, cadmio y plomo, entre otros, no ha superado los niveles que se consideran peligrosos para la salud.