spot_img
InicioSin categoríaÁFRICA Y EL SUEÑO CHINO

ÁFRICA Y EL SUEÑO CHINO

-

Por: Junior Perez /

Para el gigante asiático, África es un aliado idóneo para lograr grandes avances coyunturales geopolíticos a largo plazo y para el continente africano, es evidente que Pekín cada día se va convirtiendo en un garante de desarrollo estratégico para el continente africano. 

En los últimos años China ha ido tejiendo en África una influencia de carácter económico, político, social y hasta cultural, lo cual hace que el continente se encuentre en una posición de dependencia cada vez más acusada.

Los primeros pasos entre el dragón rojo y el continente africano se estrecharon en la conferencia de Bandung del año 1955, siendo esta la precursora del movimiento de los países no alineados, donde siempre en Beijing ha estado promoviendo el ideal del principio de una sola China con bases sustentables en lo propio de su historia como civilización, siendo también esta herramienta utilizada para promover grandes y cuantiosos beneficios y desembolsos para potencializar el desarrollo, siendo estos aprovechados por los países periféricos africanos; lo cual también hace que esta herramienta tenga una connotación geopolítica, con la finalidad de aislar a Taiwán.

Con la entrada de los 2000 el modesto comercio sino-africano se disparó, coincidiendo con la entrada de China en la Organización Mundial del Comercio. Para 2009, China ya era el primer socio comercial de África, desbancando a Estados Unidos.

En cuanto a materias primas, China se ha convertido en el mayor importador de petróleo del mundo, y parte del mismo lo importa, por ejemplo, de Sudán y de Angola, no solo eso, sino que se abastece de uranio de Namibia y Níger, de cobalto de la República del Congo utilizándose estas últimas en el sector de la tecnología, dejando en evidencia el principio Win-Win.

La economía del gigante asiático acostumbraba a avanzar a una media del 10% anual en las últimas décadas, pero se ha visto afectada en los últimos años por la situación sanitaria del Covid-19, que pese a la existencia de la misma fue la única nación de todo el hemisferio planetario que tuvo un crecimiento económico asentado en estadísticas.

Lo que ha sostenido este explosivo crecimiento ha sido, principalmente, las inversiones de carácter público y privado y las exportaciones siendo el motor de desarrollo de esta, lo cual ha afianzado el atractivo e interés por los mercados africanos para la posible alianza de desarrollo y además el uso de políticas privadas en desarrollo social, económico, militar, tecnológico y estratégico.

Si bien se puede observar que los Estados Unidos ha ido perdiendo cierto control no solo en el Heatland, sino también en África lo cual gozaba de amplio respaldo y apoyo, muestra de eso destacamos un claro ejemplo: en la posible alianza entre Xi Jinping y Teodoro Obiang para la instalación de una Base Militar en el Puerto de la Ciudad de Bata, la cual tiene una conexión importante y cercana con Gabón y el interior de África Central, que ya de hecho la ciudad cuenta con un puerto de aguas profundas de construcción y capitales chinos.

No obstante, Beijing no tiene en la mira solamente a Guinea Ecuatorial, sino también países como: Kenia, Seychelles, Tanzania y Angola, donde en dichas naciones goza de una estrecha y amigable relación bilateral.

China y África, seguirán fortaleciendo los vínculos no solo de carácter económico y estratégico, sino que el nivel de cooperación aumentará a medida que vayan pasando los años, pasando este continente a beneficiarse de  todo lo sembrado en estas importantes relaciones bilaterales Win-Win.

Le dejamos una pregunta abierta a los lectores ¿Estará China implementando su propio neocolonialismo?

Continuará….

Teclalibre Multimedios /

 

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,582SeguidoresSeguir
20,300SuscriptoresSuscribirte
spot_img

Latest posts

es_ESSpanish