InicioARTE Y CULTURAALERTA: "LA TAZA DE LA TÍA", El gran poema de Carlos...

ALERTA: «LA TAZA DE LA TÍA», El gran poema de Carlos Márquez

-

Por  Juan Freddy Armando

Es un poeta que, en términos generacionales, pertenece a la promoción de los ’70 en la historia literaria dominicana. Como la mayoría de los miembros de esa generación, sus obras son, fundamentalmente, de contenido social y amatorio. ¿Cómo aborda nuestro vate cada una de esas vertientes temáticas?

Poética social

En su caso, esta temática se divide a su vez en dos partes claramente visibles:

La política. Muestra su preocupación por los problemas que sufre nuestro pueblo, frente a la represión que caracterizó el período posterior a la contienda civil de 1965 en la República Dominicana, bajo el régimen del Dr. Balaguer, además de los problemas socioeconómicos que padecía nuestra población más vulnerable, debido a la injusta distribución de los bienes entre nuestras clases sociales. Estas inquietudes literarias están marcadas por la visión de política de izquierda, en boga en el mundo político dominicano del momento.

La folclórica. Cabe destacar que nuestro poeta también juega con un retorno a la parte más graciosa y creativa de las tradiciones populares, mitos y creencias dominicanos: lo adivinatorio y brujístico y el juego al azar. Le da un nuevo enfoque al precedente postumista.

Con una nueva visión de esa temática, se desarrolla este poema, el más conocido de su producción literaria. El autor lo ha declamado en múltiples ocasiones y lugares. Se titula:

La taza de la tía

Coimo leer la taza de cafei

Una magnífica pieza, que aborda lo poético con gran musicalidad, plasticidad y hermosos tropos líricos. “La taza de la tía” es un extenso texto que juega con la reconocida tradición de nuestros campos y pueblos del interior del país. Se trata de una antigua costumbre dominicana (y tal vez de otros países de Latinoamérica) de lectura de la taza.

¿Cómo funcionaba o funciona la adivinación en que se inspira nuestro bardo?

Recuerdo que se desarrolla así: Con frecuencia, en horas de la tarde, poco después del almuerzo, en campos y ciudades se juntan en grupo. Brindan café, y cuando ya apenas queda un poquitín en el fondo de las tazas, estas van colocándose de revés sobre un fuego o calor ligero. Por las paredes interiores, bajan lentamente unas gotas finas, gruesas, medianas que forman figuras.

Entonces, varios de los presentes dicen lo que les parece ver en esos dibujos.Muchas veces, entre ellos destaca una personaque se considera experta en la “lectura de taza”, quien interpreta con mayor precisión esas figuras, y así “ve” problemas y soluciones del pasado, presente o porvenir de quien tomó en ella.

Puede visualizar situaciones en diversos campos de la vida: números de lotería,enfermedades, trabajos, viajes, el surgimiento de una pareja amorosa, matrimonios, divorcios, conflictos, accidentes, premios y otros posibles acontecimientos que, supuestamente, pueden presentársele a la persona.

Casi siempre, como refiere el novelista colombiano Gabriel García Márquez, los escritores crean a partir de sus vivencias, de hechos reales que mitifican creativamente. En efecto, Carlos Márquez ha referido en diversas ocasiones que su tía Mercedes ejercía como lectora de tazas de café. Y él, de manera muy creativa y graciosa, convierte esta tradición mágico-religiosa del pueblo dominicano en un recurso poético. La transforma en una vía de expresar inquietudes sociales, políticas, cotidianas.

Es una maravillosa lectura literaria del futuro, de forma juguetona, desmitificadora y atractiva. El vate petromacorisano Víctor Villegas lo comenta de esta forma: “La taza de la tía” de Carlos Márquez, es todo un poema de carácter épico-lírico que llega como anillo al dedo ya que en la primera parte este autor plantea su convicción respecto a la poesía y precisamente ese es mi criterio sobre la producción poética”.

El recuerdo de Whitman y Neruda

Poeta Carlos Mairquez

Los poetas son herederos de sus maestros antecesores. Dice el genial Isaac Newton que sus descubrimientos vienen de haberse subido a los hombros de los sabios que lo precedieron, y por eso ver más lejos. Así, los poetas se inspiran en los grandes clásicos.

Whitman (impulsado por Vyasa, Homero, Virgilio) quiso en su extraordinario “Canto de mí mismo” escribir el poema humano total. Neruda, motivado por el logro de bardo estadounidense, también intenta el texto que abarque todo: lo humano, la naturaleza animal y vegetal, tiempo, espacio, mito, sociedad, amor, política, el futuro.

Con su estilo propio, a su tropical manera, Márquez emula la proeza de ambos gigantes, en su emblemática “Taza de la tía”. Se propone contemplar, a través del canto el desfile de todo lo que el vivir ha grabado en la mente del hombre: dolores y alegrías sociales, filosóficas, amorosas, carnales, celestiales.

Le habla a la poesía desde fuera de la misma, y deja que ella lo conduzca por los caminos del mundo, de la historia universal y dominicana.

En nuestra próxima columna Alerta, continuaré analizando esta hermosa pieza poética.

JUAN FREDDY ARMANDO

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,912SeguidoresSeguir
21,800SuscriptoresSuscribirte

Latest posts