InicioECONOMIACOMICIOS PODRIAN DEJAR A LA ULTRADERECHA EN EL PODER EN ESPAÑA

COMICIOS PODRIAN DEJAR A LA ULTRADERECHA EN EL PODER EN ESPAÑA

-

MADRID (AP) — Los votantes españoles acudirán a las urnas el domingo para unas elecciones generales que podrían convertir al país en el último de la Unión Europea en virar hacia la derecha populista, un giro que supondría un gran cambio luego de cinco años de gobiernos de izquierdas.

A continuación, un vistazo a lo que necesita saber antes de los comicios.

Las encuestas de opinión indican que la derecha política partiría con ventaja en las elecciones, y eso eleva las posibilidades de que un partido neofascista forme parte del nuevo gobierno. La extrema derecha no ostenta el poder en el país desde la transición democrática tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975, luego de un régimen autoritario de casi 40 años.

Como no se espera que ningún partido logre la mayoría absoluta, los votantes eligen básicamente entre otra coalición de gobierno de izquierdas o una nueva formada por la derecha y la ultraderecha.

A un lado están el Partido Popular, la formación de centroderecha que las encuestas señalan como favorita, y el partido de ultraderecha Vox. Plantean las elecciones como la ocasión para terminar con el “Sanchismo”, un término que el PP utiliza para resumir lo que considera como formas dictatoriales del presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, la ideología radical de izquierdas y las numerosas mentiras del ejecutivo.

En el otro bando están los socialistas y Sumar, un movimiento que reúne por primera vez a 15 partidos de izquierdas más pequeños. Advierten que dar el poder a la derecha amenazaría todos los avances logrados en España tras el franquismo.

Sánchez convocó las elecciones un día después de que su Partido Socialista y su socio izquierdista en la coalición de gobierno, Unidas Podemos, sufrieron un contundente derrota en los comicios municipales y regionales celebrados el 28 de mayo.

Antes de eso, Sánchez había insistido en que agotaría su mandato de cuatro años, lo que daba a entender que las elecciones se celebrarían en diciembre. Pero tras el revés de mayo, dijo que era justo que los españoles decidiesen cuanto antes el futuro político del país.

El Partido Popular fue, de lejos, la formación más votada en las municipales y regionales, lo que le dio el derecho a gobernar en todas las ciudades salvo en un puñado y en una o dos regiones.

Desde entonces, el PP y Vox han forjado pactos de gobierno en unas 140 ciudades y pueblos, además de sumar dos regiones a la que ya cogobernaban.

Los socialistas y las otras formaciones de izquierdas perdieron peso político en todo el país, pero tras superar la sorpresa inicial, se han reagrupado y han recuperado algo de terreno, lo que hace que el resultado de la votación del domingo sea todavía una incógnita.

Un gobierno de PP y Vox significaría que otro miembro de la Unión Europea vira firmemente hacia la derecha, una tendencia observada recientemente en Suecia, Finlandia e Italia. Países como Alemania y Francia están preocupados por las consecuencias que podría tener ese giro en la política migratoria y climática del bloque.

Los dos principales partidos de izquierdas españoles están a favor de la participación en la UE, igual que el PP, pero Vox está en contra.

Los comicios coinciden con la presidencia rotatoria de España en la UE. Sánchez esperaba aprovechar el mandato de seis meses para mostrar los avances que había realizado su gobierno. Una derrota en las urnas podía dejar las riendas de la presidencia en manos del PP.

La campaña ha estado marcada por la confrontación, con la izquierda y la derecha acusándose mutuamente de mentir sobre sus políticas y antecedentes.

El PP ha conseguido poner la honorabilidad de Sánchez en duda destacando sus numerosos cambios de opinión y sus alianzas con pequeños partidos independentistas regionales, algo que aleja incluso a algunos votantes de izquierdas.

Por su parte, la izquierda ha tratado de convencer a los votantes de que existen pocas diferencias entre PP y Vox y que una victoria suya supondría un retroceso de varias décadas en términos de avances sociales.

Casi todas las encuestas sitúan al PP por delante de los socialistas y a Vox por encima de Sumar como tercera fuerza más votada. Pero se dice que un 30% del electorado no ha decidido aún su voto.

Como las elecciones se celebran en pleno verano, probable que millones de votantes estén de vacaciones lejos de sus colegios electorales habituales. Pero las solicitudes de voto por correo se han disparado y las autoridades estiman una participación del 70%,

Un factor sorpresa que podría alterar las perdiciones de las encuestas es Sumar: el flamante y amplio movimiento izquierdista que agrupa a 15 formaciones más pequeñas, incluyendo a Podemos y a destacadas figuras de la sociedad civil.

Su líder es la popular ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que ocupa también vicepresidencia segunda del gobierno y es la única mujer candidata en los cuatro principales partidos.

Es la primera vez que los pequeños partidos de izquierdas concurren en una única lista electoral en España. Se ha achacado a su fragmentación previa muchas de las pérdidas sufridas en ayuntamientos y gobiernos regionales en mayo, y esperan que la unión les brinde un mejor resultado.

El principal objetivo de Sumar es superar a Vox por la tercera plaza, que otorga la llave del gobierno. Esto le permitiría ofrecer un valioso apoyo a otro ejecutivo de coalición de izquierdas. Durante la campaña, las encuestas han sugerido de forma constante que la mayoría conjunta de PP y Vox es muy posible.

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,912SeguidoresSeguir
21,900SuscriptoresSuscribirte

Latest posts