clic aqui
InicioIBEROAMERICA'Él quería vivir el Sueño Americano': Adolescente hondureño muere bajo custodia de...

‘Él quería vivir el Sueño Americano’: Adolescente hondureño muere bajo custodia de inmigración de EE.UU.

-

Por MARLÓN GONZALEZ y NOMAAN MERCHANT /

Norma Espinoza sostiene un retrato de su hijo Angel Maradiaga, en su casa en Olanchito, Honduras, el sábado 13 de mayo de 2023. Maradiaga, de 17 años, quien fue detenido en un centro en Safety Harbor, Florida, murió el miércoles.  Epinoza exige respuestas de los funcionarios estadounidenses, diciendo que su hijo no tenía enfermedades conocidas y que no había mostrado signos de estar enfermo antes de su muerte.  (Foto AP/Delmer Martínez)
Norma Espinoza sostiene un retrato de su hijo Angel Maradiaga, en su casa en Olanchito, Honduras, el sábado 13 de mayo de 2023. Maradiaga, de 17 años, quien fue detenido en un centro en Safety Harbor, Florida, murió el miércoles. Epinoza exige respuestas de los funcionarios estadounidenses, diciendo que su hijo no tenía enfermedades conocidas y que no había mostrado signos de estar enfermo antes de su muerte. (Foto AP/Delmer Martínez)

 

TEGUCIGALPA, Honduras (AP) — La madre de un joven de 17 años que murió esta semana bajo custodia de inmigración de Estados Unidos exigió el viernes respuestas a las autoridades estadounidenses, diciendo que su hijo no tenía enfermedades conocidas y que no había mostrado signos de estar enfermo antes de su muerte. muerte.

El adolescente fue identificado como Ángel Eduardo Maradiaga Espinoza, según un tuit del canciller de Honduras, Enrique Reina. Maradiaga fue detenido en una instalación en Safety Harbor, Florida, dijo Reina, y murió el miércoles. Su muerte subrayó las preocupaciones sobre un sistema de inmigración tenso mientras la administración de Biden maneja el fin de las restricciones de asilo conocidas como Título 42.

Su madre, Norma Saraí Espinoza Maradiaga, dijo a The Associated Press en una entrevista telefónica que su hijo “quería vivir el Sueño Americano”.

Ángel Eduardo salió de su ciudad natal de Olanchito, Honduras, el 25 de abril, dijo su madre. Cruzó la frontera entre EE. UU. y México unos días después y el 5 de mayo fue remitido al Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., que opera instalaciones a largo plazo para niños que cruzan la frontera sin uno de sus padres.

Ese mismo día habló por última vez con su madre, dijo el viernes.

“Me dijo que estaba en un albergue y que no me preocupara porque estaba en las mejores manos”, dijo. “Solo hablamos dos minutos, le dije adiós y le deseé lo mejor”.

Esta semana, alguien que se identificó solo como uno de los amigos de su hijo en el albergue la llamó para decirle que cuando él se despertó para desayunar, Ángel Eduardo no respondió y estaba muerto.

Su madre llamó entonces a una persona en EE. UU. que supuestamente había recibido a Ángel Eduardo y le pidió ayuda para verificar la información. Horas después, esa persona le devolvió la llamada diciendo que era cierto que su hijo estaba muerto.

“Quiero aclarar la verdadera causa de la muerte de mi hijo”, dijo. Él no sufría de ninguna enfermedad y no había estado enfermo hasta donde ella sabía.

“Nadie me dice nada. La angustia me está matando”, dijo. “Dicen que están esperando los resultados de la autopsia y no me dan otra respuesta”.

No se supo de inmediato la causa de la muerte ni las circunstancias de ninguna enfermedad o tratamiento médico.

HHS dijo en un comunicado el viernes que “está profundamente entristecido por esta trágica pérdida y nuestro corazón está con la familia, con quien estamos en contacto”. Se estaba llevando a cabo una revisión de los registros de atención médica, al igual que una investigación realizada por un médico forense, dijo el departamento.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Karine Jean-Pierre, calificó la noticia de “devastadora” y remitió las preguntas sobre la investigación al HHS.

Las restricciones de asilo bajo el Título 42 expiraron el jueves, y la administración del presidente Joe Biden anunció nuevas restricciones a los cruces fronterizos que entraron en vigencia el viernes. Decenas de miles de personas intentaron cruzar la frontera entre Estados Unidos y México en las semanas previas a la expiración del Título 42, según el cual los funcionarios estadounidenses expulsaron a muchas personas pero permitieron exenciones para otras, incluidos los menores que cruzaron la frontera sin la compañía de uno de sus padres.

Esta fue la primera muerte conocida de un niño inmigrante bajo custodia durante la administración Biden. Al menos seis niños inmigrantes murieron bajo la custodia de los EE. UU. durante la administración del expresidente Donald Trump, durante la cual EE. UU. en ocasiones detuvo a miles de niños por encima de la capacidad del sistema.

HHS opera instalaciones a largo plazo para albergar a los niños que cruzan la frontera sin uno de sus padres hasta que puedan ser colocados con un patrocinador. Las instalaciones del HHS generalmente tienen camas e instalaciones, así como educación y otras actividades para menores, a diferencia de las estaciones de la Patrulla Fronteriza y los sitios de detención en los que los detenidos a veces duermen en el piso de las celdas.

Los defensores que se oponen a la detención de niños inmigrantes dicen que las instalaciones del HHS no son adecuadas para retener a menores durante semanas o meses, como sucede a veces.

Más de 8,600 niños están actualmente bajo la custodia del HHS. Ese número puede aumentar considerablemente en las próximas semanas en medio del cambio en las políticas fronterizas, así como de las tendencias de migración en aumento en todo el hemisferio occidental y el aumento tradicional en los cruces durante la primavera y el verano.

Ángel Eduardo había estudiado hasta octavo grado antes de dejar la escuela para trabajar. Más recientemente había estado trabajando como asistente de mecánico. Había sido un destacado jugador de fútbol en Olanchito, en el norte de Honduras, desde que tenía 7 años, dijo su madre.

El adolescente tenía la esperanza de reunirse con su padre, quien se fue de Honduras a los EE. UU. hace años, y ganar dinero para mantenerla a ella y a sus dos hermanos menores que aún están en Honduras, dijo su madre.

Había emigrado con la aprobación de su madre y el apoyo financiero de su padre en los Estados Unidos, dijo.

“Desde que tenía 10 años quería vivir el Sueño Americano para ver a su padre y tener una vida mejor”, dijo. “Su idea era ayudarme. Me dijo que cuando estuviera en Estados Unidos me iba a cambiar la vida”.

___

Merchant informó desde Washington. El corresponsal de AP en la Casa Blanca Zeke Miller y los periodistas de AP Colleen Long en Washington y Christopher Sherman en Ciudad de México contribuyeron a este despacho.

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,912SeguidoresSeguir
21,800SuscriptoresSuscribirte

Latest posts