InicioECONOMIAFMI estima E.E.U.U crecerá 1,2 % pero lamenta retroceso en los niveles...

FMI estima E.E.U.U crecerá 1,2 % pero lamenta retroceso en los niveles de pobreza

-

Teclalibremultimedios.com /

Estados Unidos de América: Declaración final del personal de la Misión del Artículo IV de 2023

Una declaración final describe las conclusiones preliminares del personal del FMI al final de una visita oficial del personal (o ‘misión’), en la mayoría de los casos a un país miembro. 

Las misiones se llevan a cabo como parte de consultas periódicas (generalmente anuales) en virtud del Artículo IV del Convenio Constitutivo del FMI, en el contexto de una solicitud para utilizar recursos del FMI (tomar prestados del FMI), como parte de discusiones de programas supervisados ​​por el personal, o como parte de otro personal de seguimiento de la evolución económica.

Las autoridades han dado su consentimiento para la publicación de esta declaración. Las opiniones expresadas en esta declaración son las del personal técnico del FMI y no representan necesariamente las opiniones del Directorio Ejecutivo del FMI. 

Con base en los hallazgos preliminares de esta misión, el personal técnico preparará un informe que, sujeto a la aprobación de la gerencia, se presentará al Directorio Ejecutivo del FMI para su discusión y decisión.

Demanda resiliente y mercado laboral sólido

La economía de EE. UU. ha demostrado ser resistente frente al importante endurecimiento de la política fiscal y monetaria que tuvo lugar en 2022. La demanda de los consumidores se ha mantenido particularmente bien, impulsada inicialmente por una reducción de los ahorros acumulados y, más recientemente, por una sólida crecimiento de los ingresos reales disponibles. 

La participación en la fuerza laboral en edad productiva ha aumentado por encima de su pico anterior a la pandemia, la tasa de desempleo de mujeres y afroamericanos ha caído a mínimos históricos y los salarios reales han aumentado más rápido que la inflación desde mediados de 2022. 

Se espera un crecimiento de alrededor del 1,2 por ciento (sobre una base de cuarto trimestre/cuarto trimestre) para este año, repuntando modestamente más adelante en 2024. Se espera que este crecimiento lento, pero aún sólido, esté asociado con el aumento lento del desempleo a cerca del 4½ por ciento. a finales de 2024.

El aumento de los salarios para los trabajadores de bajos ingresos, el rápido crecimiento del empleo y las transferencias gubernamentales relacionadas con la pandemia lograron importantes avances en la reducción de la pobreza en 2021.

En particular, la proporción de la población que vive en la pobreza se redujo notablemente del 11,8 % en 2019 al 7,8 % en 2021 y la tasa de pobreza de los hogares negros e hispanos se redujo casi el doble que el promedio nacional. Cerca de la mitad de esta mejora provino de menos niños que viven en la pobreza (principalmente debido a los pagos de impacto económico y el crédito fiscal por hijos totalmente reembolsable). 

Desafortunadamente, estos impresionantes logros en la lucha contra la pobreza parecen haberse revertido en gran medida en 2022 cuando expiraron los beneficios por la pandemia y se moderó el crecimiento del salario real para los trabajadores de bajos ingresos.

Un problema de inflación persistente

La fortaleza de la demanda y de los resultados del mercado laboral es un arma de doble filo que contribuye a una inflación más persistente. 

La inflación de bienes se ha nivelado y se espera que el crecimiento de los precios de la vivienda comience a moderarse en los próximos meses. Sin embargo, los aumentos salariales nominales anteriores ahora se están incorporando a los servicios que no son de vivienda.

 Si bien se espera que la inflación del PCE subyacente y general continúe cayendo durante 2023, se mantendrá sustancialmente por encima del objetivo del 2 por ciento de la Fed durante 2023 y 2024.

Lograr una desinflación sostenida requerirá un relajamiento de las condiciones del mercado laboral que, hasta el momento, no se ha evidenciado en los datos. Para que la inflación regrese firmemente a la meta, se requerirá un período prolongado de política monetaria estricta, con la tasa de los fondos federales manteniéndose en 5¼–5½ por ciento hasta finales de 2024.

Las estimaciones del modelo sugieren que tal camino sería suficiente para desacelerar la demanda, restaurar el equilibrio a la mercado laboral y una menor inflación de precios y salarios. Sin embargo, en la medida en que los modelos se calibran sobre experiencias pasadas, solo ofrecen una guía imperfecta de la coyuntura actual.

Dadas las importantes incertidumbres que enfrenta la economía estadounidense, será esencial que la Reserva Federal comunique cuidadosamente cómo evalúa los datos entrantes y brinde una guía clara sobre lo que esto significa para su trayectoria esperada de la tasa de política.

 En este sentido, se debe poner mayor énfasis en la necesidad de que las tasas de interés se mantengan en niveles elevados por un período prolongado de tiempo. Esto puede ayudar a alinear las condiciones financieras más estrechamente con el camino previsto para la política. 

Sin embargo, las comunicaciones deben seguir subrayando que la orientación a futuro del FOMC no es inamovible y que los resultados reales de las políticas dependerán de manera crítica de los datos entrantes.

Estados Unidos: Indicadores económicos seleccionados
2022 2023 2024
PIB real (crecimiento anual, porcentaje) 2.1 1.7 1.0
PIB real (4T/4T, porcentaje) 0.9 1.2 1.1
Inflación PCE general (4T/4T, porcentaje) 5.7 3.8 2.6
Inflación PCE subyacente (4T/4T, porcentaje) 4.8 4.1 2.8
Tasa de desempleo (promedio del cuarto trimestre, porcentaje) 3.6 3.8 4.4
Saldo en cuenta corriente (porcentaje del PIB) -3.7 -2.8 -2.5
Tasa de fondos federales (final del período, porcentaje) 4.4 5.4 4.9
Tasa de bonos del gobierno a diez años (promedio del cuarto trimestre, porcentaje) 3.8 4.0 3.7
Saldo fiscal federal (porcentaje del PIB) -5.5 -5.6 -5.7
Deuda federal en poder del público (porcentaje del PIB) 97.0 96,6 98.4

 

Riesgos importantes a corto plazo

La resiliencia de la economía y la solidez de los mercados laborales son buenas noticias. Sin embargo, es posible que el gran y rápido aumento de las tasas de interés que ya se ha implementado no sea suficiente para llevar rápidamente la inflación a la meta. 

Dado que una gran parte de la deuda de los hogares y las empresas se contrajo a tipos fijos y de duración relativamente larga, el consumo de los hogares y la inversión empresarial han demostrado ser menos sensibles a los intereses que en ciclos de ajuste anteriores. 

Esto crea un riesgo importante de que la Reserva Federal tenga que aumentar la tasa de interés oficial mucho más de lo que se espera actualmente para que la inflación regrese al 2 por ciento. 

En el lado positivo, los resultados de crecimiento a corto plazo podrían ser mejores de lo previsto actualmente. Sin embargo, esto solo significaría que la economía se desaceleraría más abruptamente en una etapa posterior (posiblemente en 2024), creando una recesión a medida que se establece una política monetaria más estricta.

 La combinación de tasas de interés más altas en EE. UU., un dólar más fuerte y una desaceleración más pronunciada de la actividad en EE. UU. tendría importantes efectos macrofinancieros negativos en el resto del mundo.

Los riesgos a la baja asociados con una transmisión monetaria menos efectiva y una desinflación más prolongada podrían complicarse aún más por dos consideraciones adicionales:

En primer lugar, una trayectoria más alta para las tasas de interés podría revelar problemas más grandes y sistémicos en los balances de bancos, entidades no bancarias o empresas que los que hemos visto hasta la fecha. 

Las pérdidas no realizadas de las tenencias de valores de larga duración aumentarían tanto en los bancos como en las entidades no bancarias y el costo de la nueva financiación tanto para los hogares como para las empresas podría volverse inmanejable. 

Tal endurecimiento de las condiciones financieras podría desencadenar un aumento de las quiebras, empeorar la calidad crediticia y aumentar el estrés para aquellas entidades que tienen altos niveles de apalancamiento y grandes necesidades brutas de financiamiento a corto plazo. 

Estos problemas de estabilidad financiera podrían exacerbarse aún más si el funcionamiento del mercado del Tesoro también se ve comprometido. Cuanto más tiempo persistan las tasas de interés más altas, mayor será la probabilidad de que se revelen tales fracturas. Fallas recientes de grandes,

En segundo lugar, la política arriesgada sobre el techo de la deuda federal podría crear un riesgo sistémico adicional, totalmente evitable, tanto para EE. UU. como para la economía mundial en un momento en que ya existen tensiones visibles.

 Para evitar exacerbar los riesgos a la baja, el techo de la deuda debe ser elevado o suspendido de inmediato por el Congreso, lo que permite que las negociaciones sobre el presupuesto del año fiscal 2024 comiencen en serio. 

Además, se debe encontrar una solución más permanente a este estancamiento recurrente a través de cambios institucionales que aseguren que, una vez que se aprueben las asignaciones, se proporcione automáticamente el espacio correspondiente en el techo de la deuda para financiar ese gasto.

Los desequilibrios fiscales siguen sin resolverse

Sobre una base del gobierno general, se espera que la política fiscal sea procíclica en 2023. Con la economía operando muy por encima de su potencial y la inflación como un problema persistente, hay argumentos sólidos para una mayor restricción fiscal en 2023-24.

 Una postura fiscal más estricta aliviaría la carga de la Reserva Federal en la desinflación de la economía, reduciendo potencialmente los riesgos a la baja descritos anteriormente.

Más allá de la necesidad a corto plazo de endurecimiento fiscal, se requiere un ajuste más significativo (es decir, un aumento de alrededor del 5% del PIB en el balance primario del gobierno general) para poner la deuda pública en una senda descendente decisiva para fines de esta década. Vale la pena señalar que, incluso con un ajuste tan ambicioso, la deuda se mantendría muy por encima de los niveles previos a la pandemia durante la próxima década.

Generar consenso social y político para emprender dicho ajuste será un desafío. Sin embargo, impedir aumentos en la tributación de aquellos que ganan menos de US$400.000 por año o cambios en la seguridad social y Medicare, en última instancia, hará que dicho ajuste sea inviable. 

Más bien, un déficit federal más pequeño requerirá implementar múltiples políticas. Los ingresos podrían incrementarse a través de un impuesto federal al consumo de base amplia, un impuesto al carbono, impuestos más altos para las empresas y las personas de altos ingresos, reduciendo los gastos fiscales mal focalizados (como la atención médica proporcionada por el empleador, la venta de la residencia principal, la hipoteca intereses e impuestos estatales y locales), cerrando las lagunas fiscales, reduciendo el umbral mínimo para el impuesto al patrimonio y mejorando aún más la administración de ingresos. 

Los beneficios de la seguridad social podrían indexarse ​​al IPC encadenado, el techo de ingresos para las contribuciones a la seguridad social podría elevarse y los aumentos en la edad de jubilación podrían ser más anticipados. Los costos de atención médica podrían reducirse mediante una mayor distribución de costos con los beneficiarios y cambios en los mecanismos para remunerar a los proveedores de atención médica.

 

Maximización de los beneficios del comercio abierto

En los últimos años, se han planteado preocupaciones globales sobre la resiliencia de las cadenas de suministro, incluso en relación con la seguridad nacional. En este contexto, la Ley de Reducción de la Inflación, la Ley CHIPS y la Ley Build America, Buy America han incluido disposiciones que están diseñadas explícitamente para favorecer los bienes y servicios producidos en los EE. UU. o en América del Norte. 

Sabemos por experiencia que las disposiciones proteccionistas distorsionan el comercio y la inversión y corren el riesgo de crear una pendiente resbaladiza que fragmentará las cadenas de suministro mundiales y desencadenará acciones de represalia por parte de los socios comerciales. 

Como tales, estas políticas “Made in America” son, en última instancia, malas para el crecimiento, la productividad y los resultados del mercado laboral de EE. UU.

En lugar de favorecer a los productores nacionales sobre los extranjeros, EE. UU. estaría mejor atendido si mantuviera las políticas comerciales abiertas que han sido vitales para impulsar el crecimiento. 

Además de instituir nuevas preferencias, EE. UU. también ha mantenido muchos de los aranceles y otras distorsiones comerciales que se introdujeron en los últimos cinco años. Estos deben revertirse como un medio para facilitar reducciones similares en los aranceles por parte de los socios comerciales.

La política comercial se vería mejor respaldada por el aumento de la productividad y la competitividad a través de inversiones en capacitación, aprendizaje e infraestructura de los trabajadores, lo que aumentaría la capacidad de las empresas y los trabajadores estadounidenses para competir internacionalmente. 

Estados Unidos debe comprometerse activamente con todos los principales socios comerciales para abordar los problemas centrales que corren el riesgo de fragmentar el comercio mundial y el sistema de inversión.

 Esto incluye encontrar puntos en común en áreas como aranceles, subsidios agrícolas e industriales y comercio de servicios. También incluye garantizar que las nuevas iniciativas comerciales se utilicen para promover la integración comercial entre los socios comerciales, y no como herramientas discriminatorias que crean incentivos para la fragmentación.

Finalmente, para capitalizar mejor los importantes beneficios económicos que han traído el multilateralismo y el comercio abierto, EE. UU. debe redoblar los esfuerzos para fortalecer la OMC. Esto significaría evitar medidas discriminatorias que socaven el sistema de comercio basado en reglas. 

También significaría trabajar para restaurar un sistema de solución de diferencias de la OMC que funcione bien para 2024. En conjunto, estas acciones ayudarían a promover la certeza de la política comercial que es esencial para la inversión y el crecimiento.

Riesgos de estabilidad financiera a la vanguardia

Las quiebras bancarias recientes destacan los riesgos sistémicos potenciales que plantean incluso los intermediarios financieros relativamente pequeños.

 Los últimos meses han centrado la atención en la gestión deficiente del riesgo por parte de las instituciones individuales, las vulnerabilidades creadas por la “adaptación” regulatoria que se implementó en 2018 y la supervisión de supervisión inadecuada. 

Se han planteado preguntas importantes sobre la postura insuficientemente asertiva adoptada por los supervisores bancarios, así como sobre la efectividad de las pruebas de estrés que se realizaron para identificar el alcance de las vulnerabilidades bancarias y el potencial de contagio sistémico. Ha quedado claro que, a pesar de diagnosticar correctamente las vulnerabilidades del sistema,

Para mitigar mejor los riesgos sistémicos, los requisitos prudenciales deben ser más estrictos para los bancos medianos, sometiéndolos a requisitos similares a los de los bancos más grandes. 

Los cambios específicos para los bancos que no tienen actividad internacional (es decir, empresas de Categoría III y IV) deben incluir (i) someterlos a pruebas de estrés como parte del proceso anual de pruebas de estrés de supervisión; y (ii) alinear sus requisitos de capital y liquidez con el marco de Basilea (incluida la aplicación de la cobertura del coeficiente de cobertura de liquidez y el coeficiente de financiación estable neta). 

Deben instituirse reglas y procesos más explícitos para intensificar las acciones de supervisión en caso de que un banco no responda oportunamente a las advertencias de supervisión. Sería beneficioso fortalecer también el marco de las pruebas de tensión para examinar una gama más amplia de posibles escenarios y realizar pruebas de tensión integradas de solvencia y liquidez. 

Debe adoptarse un proceso más metódico para evaluar la exposición de los bancos al riesgo de tasa de interés, tanto en las carteras disponibles para la venta como en las carteras mantenidas hasta el vencimiento, y tener una respuesta de supervisión en los casos en que se vea que estos riesgos se están acumulando. 

Los requisitos de divulgación más estandarizados sobre el riesgo de tasa de interés también pueden ayudar. Finalmente, la práctica de no aplicar márgenes a las garantías en la ventana de descuento (que se introdujo en marzo) debe verse como un paso extraordinario y, como tal, debe suspenderse cuando el Programa de Financiamiento a Plazo Bancario esté programado para expirar. 

Debe adoptarse un proceso más metódico para evaluar la exposición de los bancos al riesgo de tasa de interés, tanto en las carteras disponibles para la venta como en las carteras mantenidas hasta el vencimiento, y tener una respuesta de supervisión en los casos en que se vea que estos riesgos se están acumulando. 

Los requisitos de divulgación más estandarizados sobre el riesgo de tasa de interés también pueden ayudar. 

Finalmente, la práctica de no aplicar márgenes a las garantías en la ventana de descuento (que se introdujo en marzo) debe verse como un paso extraordinario y, como tal, debe suspenderse cuando el Programa de Financiamiento a Plazo Bancario esté programado para expirar. 

Debe adoptarse un proceso más metódico para evaluar la exposición de los bancos al riesgo de tasa de interés, tanto en las carteras disponibles para la venta como en las carteras mantenidas hasta el vencimiento, y tener una respuesta de supervisión en los casos en que se vea que estos riesgos se están acumulando.

 Los requisitos de divulgación más estandarizados sobre el riesgo de tasa de interés también pueden ayudar.

 Finalmente, la práctica de no aplicar márgenes a las garantías en la ventana de descuento (que se introdujo en marzo) debe verse como un paso extraordinario y, como tal, debe suspenderse cuando el Programa de Financiamiento a Plazo Bancario esté programado para expirar. 

Los requisitos de divulgación más estandarizados sobre el riesgo de tasa de interés también pueden ayudar. Finalmente, la práctica de no aplicar márgenes a las garantías en la ventana de descuento (que se introdujo en marzo) debe verse como un paso extraordinario y, como tal, debe suspenderse cuando el Programa de Financiamiento a Plazo Bancario esté programado para expirar. 

Los requisitos de divulgación más estandarizados sobre el riesgo de tasa de interés también pueden ayudar. 

Finalmente, la práctica de no aplicar márgenes a las garantías en la ventana de descuento (que se introdujo en marzo) debe verse como un paso extraordinario y, como tal, debe suspenderse cuando el Programa de Financiamiento a Plazo Bancario esté programado para expirar.

El alto apalancamiento, los descalces de liquidez y duración, así como la interconexión entre bancos e instituciones financieras no bancarias plantean riesgos adicionales. Los flujos hacia los fondos del mercado monetario se han acelerado luego de las quiebras de los bancos regionales y existen riesgos de que los bancos estén cada vez más desintermediados

. Esta reasignación entre intermediarios puede encontrar problemas en la liquidez y el funcionamiento del mercado, con consecuencias impredecibles. 

Además, las diversas fallas de las entidades relacionadas con las criptomonedas ilustran la necesidad de una mayor supervisión de ese sector, incluso desde la perspectiva de la protección del consumidor. 

Finalmente, los intermediarios no bancarios desempeñan un papel importante en los bienes raíces comerciales, incluso a través de fondos de inversión en bienes raíces y valores respaldados por hipotecas comerciales. 

Los bienes raíces comerciales contienen un apalancamiento significativo, tiene importantes necesidades de financiamiento a corto plazo, está pasando por un ajuste significativo a los patrones cambiantes de la demanda y bien podría verse presionado a medida que los bancos regionales reduzcan su exposición. 

Esto podría, a su vez, tener efectos indirectos inciertos para las entidades no bancarias que ameritan un mayor análisis y seguimiento.

En los últimos años, los mercados de renta fija de EE. UU. han demostrado ser insuficientemente resistentes bajo estrés. 

Los datos sobre las operaciones del mercado del Tesoro han ido mejorando y la Fed ha establecido una línea de recompra permanente para proporcionar liquidez y contener los picos alcistas de las tasas de interés a corto plazo.

 El grupo de trabajo interinstitucional sobre resiliencia del mercado del Tesoro ha presentado propuestas para mejorar el funcionamiento del mercado, incluida una expansión del comercio de todos a todos y un mayor uso de la compensación central. 

El aumento de la capacidad de los intermediarios para intermediar en el mercado del Tesoro mediante la exclusión de los bonos del Tesoro del cálculo del índice de apalancamiento suplementario también puede ayudar. Algunos de estos han llevado a propuestas de cambio de reglas que se han circulado para comentarios públicos.

Una necesidad urgente de invertir en reformas del lado de la oferta

Se propusieron una serie de políticas en el presupuesto del presidente que ayudarían a abordar las limitaciones del lado de la oferta para el crecimiento. Éstas incluyen:

  • Abordar la pobreza aumentando el crédito tributario por hijos, haciéndolo totalmente reembolsable y anticipable, ampliando el crédito tributario por ingreso del trabajo para trabajadores sin hijos calificados, ampliando la cobertura de Medicaid y ampliando el apoyo nutricional.
  • Incentivar una mayor participación en la fuerza laboral al proporcionar más recursos federales para el cuidado de los niños y garantizar la licencia familiar paga para los trabajadores del sector privado.
  • Ampliar la cobertura de atención médica a través de créditos fiscales para personas de bajos ingresos que compran un seguro médico privado.
  • Aumentar el acceso a la educación, incluso a través de la educación preescolar universal, subsidiar la educación superior para los hogares de bajos ingresos y apoyar la formación profesional y los aprendizajes.
  • Mejorar la progresividad mediante el aumento de las tasas del impuesto sobre la renta para las personas con altos ingresos, gravando los intereses devengados como ingresos ordinarios y asegurando que cuando los activos apreciados se entreguen como regalo (o al fallecer), las ganancias de capital se realicen y representen ingresos imponibles para el donante (o el patrimonio del difunto).
  • Revisar el régimen de impuestos mínimos globales, adoptando una regla de utilidades subimpuestas y limitando el alcance de las inversiones fiscales.
  • Limitar las oportunidades de elusión fiscal mediante la reducción de varios incentivos impositivos corporativos integrados (incluida la eliminación de todas las preferencias fiscales para los productores de combustibles fósiles).

Estas políticas propuestas ameritan ser adoptadas, pero deben formularse dentro de un marco fiscal de mediano plazo que ponga la relación deuda-PIB en una senda descendente.

Impulso hacia adelante sobre el clima, pero hay más por hacer

Las políticas de la Ley de Reducción de la Inflación son un gran paso adelante y tienen el potencial de descarbonizar la economía de EE. UU., reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero en alrededor de un 36 por ciento para 2030 (en relación con los niveles de 2005). 

Sin embargo, el rápido despliegue de la capacidad de generación de energía verde y el logro de todo el potencial de las medidas de la Ley dependerán de superar los desafíos de implementación, como los retrasos en los proyectos de permisos y la ubicación de la transmisión de electricidad.

Más allá de este importante paquete de políticas, aún queda mucho por hacer para garantizar que las reducciones de emisiones alcancen el objetivo de EE. UU. de una reducción del 50% al 52% para 2030.

Los pasos adicionales podrían incluir un mayor endurecimiento de las regulaciones a nivel estatal o federal (incluso sobre la eficiencia del combustible o medidas más estrictas). regulación de las emisiones de CO2 de las centrales eléctricas), asegurando que la próxima reautorización de la Ley Agrícola priorice el cambio de incentivos para la agricultura intensiva en carbono y apoye el secuestro de carbono, y comience a construir el consenso social necesario para comenzar a fijar el precio del carbono. 

Los mercados laborales muy flexibles de EE. UU. serán una ventaja para facilitar la descarbonización. 

No obstante, la capacitación y el apoyo financiero para los trabajadores más afectados ayudarían a facilitar una reasignación más rápida de la mano de obra y reducir los costos sociales de la transición.

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,912SeguidoresSeguir
21,800SuscriptoresSuscribirte

Latest posts