InicioESTADOS UNIDOSLa frontera sur de EE.UU. se prepara para un aumento de inmigrantes...

La frontera sur de EE.UU. se prepara para un aumento de inmigrantes antes de que el Título 42 expire esta semana

-

Fuente: CNN

Estados Unidos se prepara para el vencimiento, esta semana, de una restricción fronteriza de la era de la pandemia, y los funcionarios temen que genere una oleada de migrantes y exacerbe una crisis humanitaria ya desafiante en la frontera sur.

“No importa cuánto estemos preparados, no creo que vayamos a estar lo suficientemente preparados”, dijo a CNN John Martin, subdirector del Centro de Oportunidades para Personas sin Hogar en El Paso, Texas, este domingo, días antes el levantamiento del Título 42, una política de la era Trump que le permitió al Gobierno de Estados Unidos rechazar rápidamente a ciertos inmigrantes en la frontera, originalmente con el objetivo de detener la propagación de covid-19.

“Quería enfatizar más que cualquier otra cosa en este momento: este es un problema nacional”, dijo Martin.

“Nosotros, en El Paso, junto con muchas otras comunidades a lo largo de la frontera sur, simplemente estábamos en la puerta principal”, agregó.

Si bien el Título 42 se implementó por primera vez bajo la administración de Trump como respuesta a la pandemia, los tribunales lo mantuvieron y la administración Biden lo utilizó para tratar con los migrantes en la frontera.

Inmigrantes acampan frente al Opportunity Center for the Homeless en El Paso, Texas. (Crédito: Paul Ratje/Bloomberg/Getty Images)

Eso cambiará este jueves, cuando la emergencia de salud pública, y el Título 42 junto con ella, caduquen en medio de una migración masiva sin precedentes del hemisferio occidental.

“Este es un tema internacional”, dijo el padre Rafael García, un sacerdote que dirige un refugio en una iglesia de El Paso cuyas calles aledañas se han convertido en un campamento para cientos de inmigrantes. “Y somos como el cuello de la botella, o el embudo”.

Los funcionarios de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU. ya han visto un aumento de inmigrantes en la frontera con México antes de la expiración del Título 42, con alrededor de 7.000 detenciones diarias,l a fines del mes pasado, un número que se esperaba que aumentara.

“Creo que no hay duda de que esto va a ser extremadamente desafiante”, dijo el viernes el secretario del Departamento de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, en Brownsville, Texas, durante una visita al valle del río Grande. “No quiero subestimar la gravedad del desafío que esperamos encontrar”.

Pero funcionarios federales se han estado preparando durante mucho tiempo para el final del Título 42, enfatizó Mayorkas, diciendo que el Gobierno estaba listo.

“Tenemos un plan. Estamos ejecutando ese plan”.

¿Qué es el Título 8, la normativa que reemplazará al Título 42? 3:58

El Paso, Texas, se enfrenta a una situación insostenible, dice un defensor

Con muchas comunidades ya en alerta máxima mientras se enfrentan a una afluencia de inmigrantes, un conductor atropelló a un grupo de personas afuera de un refugio que alberga a migrantes en Brownsville este domingo, matando a ocho personas, incluyendo varios inmigrantes. No estaba claro si el hecho fue intencional.

El Paso, que ha declarado estado de emergencia antes de la expiración del Título 42, tiene alrededor de 2.300 inmigrantes viviendo en las calles alrededor de dos refugios en el centro, dijeron funcionarios el jueves pasado, describiendo a la población como una de estatus legal mixto, con algunos que se entregaron ellos mismos a las autoridades de inmigración de Estados Unidos y otros que cruzaron la frontera ilegalmente.

Eso se suma a los aproximadamente 330 inmigrantes que permanecen dentro de los albergues.

Una encuesta de 258 inmigrantes realizada por un refugio determinó que alrededor del 41 % fueron procesados por las autoridades de inmigración de EE.UU., mientras que el 59 % había ingresado ilegalmente al país, según Martin, quien le dijo a CNN que había unas 950 personas acampadas afuera en el callejón de su centro.

Título 42

Inmigrantes esperan en fila para recibir donaciones afuera de la iglesia del Sagrado Corazón, en El Paso, el miércoles pasado. (Crédito: Paul Ratje/Bloomberg/Getty Images)

“Todavía podemos alimentarlos, pero con toda honestidad, esa no es una operación sostenible en este momento”, dijo Martin, y agregó que el centro pasó a servir dos comidas en lugar de tres, algo que solo es posible con la Cruz Roja de EE.UU. y un banco de alimentos local, El Pasoans Fighting Hunger.

Más migrantes podrían estar en camino: el alcalde de El Paso, Oscar Leeser, estimó que hasta 15.000 migrantes están en o viajando a Ciudad Juárez, en el lado mexicano de la frontera, esperando que se levante el Título 42.

“Somos una ciudad fronteriza. Tenemos requisitos y responsabilidades que tenemos que cumplir, pero estas personas no vendrán a El Paso, todos lo sabemos”, dijo Leeser el mes pasado, luego de firmar la declaración de emergencia. “Vienen a Estados Unidos”.

La ciudad de Nueva York analiza soluciones

El impacto de la expiración del Título 42 podría sentirse mucho más allá de la frontera, particularmente en ciudades que en los últimos meses se han convertido en el objetivo de gobernadores y funcionarios republicanos en los estados del sur que envían autobuses con inmigrantes a otros lugares.

Eso se ha convertido en una crisis en toda regla para la ciudad de Nueva York. Alrededor de 58.300 solicitantes de asilo han llegado y han sido procesados a través del sistema de albergues de la ciudad durante casi un año, con más de 36.100 actualmente bajo el cuidado de la ciudad a fines de abril, según el Ayuntamiento.

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, ha expresado abiertamente sus pedidos de más ayuda, diciendo que las llegadas de inmigrantes a su ciudad y otras en el noreste deben ser manejadas por el Gobierno federal. La carga financiera, dijo recientemente, también está afectando a la ciudad, que el viernes recibió US$ 30,5 millones de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias en ayuda humanitaria, una fracción de los US$ 350 millones que solicitó la ciudad.

Una declaración conjunta de la presidenta del Concejo Municipal, Adrienne Adams, y el presidente de Finanzas, Justin Brannan, lo calificó de “insignificante”.

El viernes, el alcalde anunció que la ciudad enviaría inmigrantes dispuestos a las comunidades vecinas de Nueva York, brindando hasta cuatro meses de refugio a los hombres solteros que buscan asilo y que ya están bajo el cuidado de la ciudad.

Pero un memorando interno, obtenido por CNN, enumera otras posibles “soluciones” para un aumento repentino de inmigrantes, incluidas tiendas de campaña en Central Park, un hangar de aviones modernizado en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy y la construcción de pequeñas casas temporales. El memorando señala que la ciudad anticipa que 800 inmigrantes llegarán a la ciudad cada día después de que se levante el Título 42.

Tres funcionarios del Gobierno de la ciudad confirmaron la autenticidad del documento de planificación a CNN.

Fabien Levy, portavoz de Adams, se negó a comentar sobre las propuestas específicas descritas en el documento, pero le dijo a CNN: “Si bien no discutimos las deliberaciones internas, hemos dejado claro que la carga de cuidar a los solicitantes de asilo no debe recaer en en cualquier ciudad sola».

«Recursos crecientes» del Gobierno, dice el secretario de Seguridad Nacional

La administración Biden ha trabajado para disuadir a los inmigrantes de simplemente no cruzar la frontera, enfatizando las vías legales para su entrada a EE.UU.

Eso incluye centros regionales de procesamiento que el Gobierno federal dijo el mes pasado que estaba estableciendo en Colombia y Guatemala, que son frecuentemente transitados por migrantes en su camino hacia la frontera entre Estados Unidos y México. El Gobierno se comprometió a aumentar la cantidad de refugiados permitidos en EE.UU. y está presionando a los solicitantes para que usen esos centros regionales.

“La idea es, por supuesto, que las personas no continúen su viaje por tierra”, dijo recientemente a CNN un alto funcionario de la administración. “La idea general de los centros regionales de procesamiento es brindar a las personas una forma legal, segura y regular de ingresar a Estados Unidos”.

Cuando se levante el Título 42, los funcionarios estadounidenses volverán a utilizar el Título 8, que tiene décadas de antigüedad, según el cual los inmigrantes enfrentarán consecuencias más graves por cruzar la frontera ilegalmente, como la prohibición de ingresar a EE.UU. durante al menos cinco años. Los solicitantes de asilo que crucen la frontera sin solicitar asilo primero serán expulsados bajo esa autoridad del Título 8.

Según este enfoque, si intentan cruzar de nuevo, pueden enfrentarse a un proceso penal, y el Departamento de Seguridad Nacional prometió que estos migrantes serán expulsados de EE.UU. de manera rápida y eficiente.

El secretario del Departamento de Seguridad Nacional de EE. UU., Alejandro Mayorkas, habla el viernes en Brownsville, Texas, sobre inmigración y la expiración del Título 42. (Foto: Michael Gonzalez/Getty Images)

“Individuos que acceden a las vías que les entregamos podrán venir a Estados Unidos de manera segura y ordenada”, dijo Mayorkas durante una conferencia de prensa en Brownsville, instando a los migrantes a no escuchar a los contrabandistas que, dijo, les estaban brindando información errónea, llevándolos a creer que podrían venir a Estados Unidos.

Aquellos que lleguen “irregularmente”, dijo, “se presumirá, salvo algunas excepciones limitadas, que no son elegibles para el asilo”.

Mientras tanto, el Gobierno está “aumentando los recursos” para “efectuar un mayor número de deportaciones cada semana”, dijo Mayorkas, y también destacó las instalaciones de procesamiento de la Patrulla Fronteriza como la que visitó en Brownsville, que dijo que se habían establecido en menos de 72 horas.

La administración Biden también ha desplegado en la frontera 1.500 soldados en servicio activo, que se unirán a aproximadamente 2.500 miembros de la Guardia Nacional, durante 90 días, dijeron a CNN fuentes familiarizadas con la planificación. No servirán en una capacidad de aplicación de la ley, dijeron las fuentes, sino en roles administrativos para liberar recursos del DHS para que la Aduana y Protección Fronteriza de EE.UU. pueda operar más libremente en el campo.

“Fundamentalmente, estamos trabajando dentro de un sistema de inmigración que no funciona y que durante décadas ha tenido una gran necesidad de reforma”, dijo Mayorkas. “Ese es un hecho en el que todos están de acuerdo, e instamos al Congreso a arreglar nuestro sistema de inmigración que no funciona”.

– Rosa Flores, Priscilla Álvarez, Gloria Pazmiño, Samantha Beech, Natasha Bertrand y Haley Britzky, de CNN, contribuyeron a este informe.

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,912SeguidoresSeguir
21,800SuscriptoresSuscribirte

Latest posts