spot_img
InicioECONOMIALULA DA SILVA ASUME LA PRESIDENCIA EN BRASIL

LULA DA SILVA ASUME LA PRESIDENCIA EN BRASIL

-

  • El mismo dia, hoy, que Luis Ignacio Lula Da Silva asume el poder en Brasil, el ambiente es hostil en un campamento fuera de un cuartel militar en la ciudad más poblada de Brasil, Sao Paulo, donde el himno nacional de Brasil se repite sin fin y decenas de partidarios del presidente Jair Bolsonaro se arremolinan alrededor. Llevan pancartas en las que se lee: «SOS Fuerzas Armadas», «intervención militar con Bolsonaro en el poder» y «sálvennos del comunismo».
lula da silva brasil

El expresidente y candidato a la presidencia de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, reacciona en una reunión nocturna electoral el día de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales brasileñas, en Sao Paulo, Brasil, 30 de octubre de 2022. Mariana Greif/Reuters/Archivo

Casi dos meses después de que el líder izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva fuera elegido próximo presidente de Brasil –reavivando las esperanzas de que el país restauraría las protecciones medioambientales y vería un panorama político menos divisivo–, la ira entre los seguidores más fervientes de Bolsonaro no disminuye.

Aunque el Gobierno de Bolsonaro dice que está cooperando con la transición de poder, el propio presidente de ultraderecha no ha reconocido explícitamente su derrota en las elecciones del 30 de octubre. En protesta, miles de sus partidarios se han reunido en cuarteles militares de todo el país, pidiendo la intervención del Ejército, ya que afirman, sin pruebas, que las elecciones fueron robadas.

Este es el amargo panorama que heredará Lula da Silva en su toma de posesión, el 1 de enero. Lula da Silva, que obtuvo el 50,9 % de los votos en la segunda vuelta frente al 49,1 % de Bolsonaro, se encuentra en la poco envidiable posición de presidir un Brasil profundamente dividido.

lula brasil

Seguidoras de Lula da Silva son fotografiadas en la noche electoral del 30 de octubre. Crédito: Amanda Perobelli/Reuters

«Para los leales a su partido, Lula es una especie de figura divina, y para mucha otra gente, Lula va a tener que hacer todo lo posible para volver a ganárselos», dijo a CNN Ryan Berg, director para las Américas del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés).

«Creo que una parte significativa de la gente no es realmente ganable, por lo que cualquier signo de debilidad, cualquier signo de falta de crecimiento económico o aumento de impuestos o lo que sea que [Lula da Silva] decida hacer, podrían ser agresivos, y va a ser más accidentado que la vez anterior en que fue presidente», añadió.

La violencia ha estallado en otras partes del país antes de su toma de posesión. El 13 de diciembre, manifestantes se enfrentaron a la policía en la capital, Brasilia, cuando intentaron irrumpir en un edificio de la Policía Federal tras la detención de un partidario declarado de Bolsonaro.

Aunque Bolsonaro no ha instado a sus seguidores a impugnar los resultados electorales, el ex paracaidista ha hecho poco para impedir que pidan un golpe militar. El viernes pasado, explicó que su silencio de 40 días tras la pérdida de las elecciones «me dolió en el alma», y añadió ambiguamente que las Fuerzas Armadas de Brasil «son el último obstáculo para el socialismo… y responsables de nuestra libertad».

protestas brasil

Agentes de Policía montan guardia durante una protesta en Brasilia, el 12 de diciembre. Crédito: Adriano Machado/Reuters/Archivo

Para muchos «bolsonaristas», el actual presidente representaba una visión musculosa del mundo, «Brasil primero», en una región en la que las potencias extranjeras se han inmiscuido con frecuencia. Apelaba a los conservadores sociales, oponiéndose fuertemente al aborto y a los derechos LGBTQ, y se declaraba proempresarial, aunque su administración también gastó miles de millones para ayudar a los brasileños pobres durante la recesión económica.

El progresista Lula da Silva, antiguo líder sindical, se enfrentará a una batalla ascendente para convencerlos de que también puede ser su presidente, y para quitarse la mancha de sus condenas por corrupción y lavado de dinero de 2017, que fueron anuladas en 2021 por el Supremo Tribunal de Brasil.

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,689SeguidoresSeguir
20,500SuscriptoresSuscribirte
spot_img

Latest posts

es_ESSpanish