spot_img
InicioSin categoría¿MERECE EL PUEBLO DOMINICANO UN PRESENTE Y FUTURO MEJOR?

¿MERECE EL PUEBLO DOMINICANO UN PRESENTE Y FUTURO MEJOR?

-

Autor: Dr. Víctor Manuel Peña /

Respecto del pasado, una realidad que es parte de nuestras vidas, solo podemos, materialmente hablando interpretarlo, recordarlo y en esa medida vivirlo mentalmente, pero el ser humano tiene la función no solo de pensar el presente y el futuro sino construirlos tomando en cuenta las experiencias del pasado.

El pasado, mal o bien, lo hemos vivido y unos lo han disfrutado más que otros en términos de vivencias y bienestar, pero el presente y el futuro tenemos y debemos hacer todos los esfuerzos para pensarlos y construirlos lo mejor posible.

Aunque hay la idea de que el futuro es el presente que hoy vivimos mal o bien.
Si es así el pueblo dominicano ha tenido la gran desgracia y desdicha de vivir un presente y un futuro escabroso bajo la dirección de un partido que como el PRM no está preparado para ejercer el poder o sea que esto se resume en la sabia expresión de que el PRM no sabe gobernar.

Para saber ejercer el poder hay que tener una visión clara del ejercicio del poder y en el contexto de esa visión es que hay que asumir la planificación como tarea clave para orientar y asumir las funciones públicas y, por ende, las políticas públicas.
Y ocurre que el PRM no planifica absolutamente nada.

Se ha impuesto la improvisación como norma de vida en la conducción de los asuntos públicos.
Imponer por encima de la razón y de los intereses nacionales una ley para ponerles tasa cero a las importaciones de productos de consumo final, y en vez de disminuir los aranceles las materias o de los insumos, da cuenta de muy obtusa la cerrazón para entender que el desarrollo nacional hay que colocarlo por encima de cualquier cosa y que, además, hay que tener conocimiento de la razón histórica.

Pero, además, se están cometiendo los mismos errores con el proyecto de ley de extinción de dominio al aprobarlo a la fuerza en el Senado como ley ordinaria cuando es una ley orgánica porque toca o atañe a derechos fundamentales y, además, en ella no se puede considerar la retroactividad porque nuestra Constitución consagra el principio de irretroactividad.

Si ese proyecto de ley de extinción de dominio es convertido en ley con esos defectos de fábrica
será declarada inconstitucional dicha ley por el Tribunal Constitucional.
El gobierno del PRM además de no planificar vive haciendo caso omiso de los errores que vive cometiendo.

O el nuevo rector de la UASD que acaba de darnos el palo acecha´o al nombrar como director de DIGEPLANDI (Dirección General de Planificación y Desarrollo Institucional) a un profesor de Psicología que no domina las interioridades de la planificación, el desarrollo institucional y el área de presupuesto.

Cualquier experto en Planificación, Desarrollo Institucional y Presupuesto hay que buscarlo en la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales.

Producto de no saber gobernar estamos metidos en un presente lúgubre de guerra permanente contra el estómago de los dominicanos, de una inseguridad alimentaria in crescendo, de una inconcebible e insensata guerra eléctrica, de políticas desacertadas en lo fiscal, en lo monetario y lo cambiario y el orden y la seguridad pública y ciudadana no están garantizados.

En fin, hemos entrado en una crisis total en que no está garantizado el ejercicio de los derechos fundamentales de los dominicanos.

No existe en el presente una vida estable y segura para el pueblo dominicano.
¿A partir de un presente destruido por la incapacidad para el ejercicio del poder por parte del PRM es posible que tengamos un futuro diferente al presente actual a partir del 2024? Jamás.

En un contexto así la figura de la reelección es decía el apóstol Pablo, en una metáfora magistral, “como metal que resuena o címbalo que retiñe” en el vacío, agregó yo.

Solo un cambio en la dirección del poder del Estado a partir de 2024 garantiza la construcción de un futuro convertido en presente totalmente diferente al actual.
Solo Leonel Fernández y la Fuerza del Pueblo garantizan un cambio de verdad en la dirección del

Estado a partir de agosto de 2024.

La Fuerza del Pueblo es y será la negación total del PRM en la dirección del Estado porque tiene visión de poder y un plan claramente definido para dirigir el Estado con su transformadora y renovadora visión de poder.

El poder del Estado será puesto totalmente al servicio del pueblo y de la sociedad. Y en la Presidencia de la República estará el más capaz de los políticos dominicanos: el doctor Leonel Fernández Reyna

Entonces sí habrá seguridad, estabilidad económica y social, seguridad alimentaria, paz y orden público y las políticas públicas estarán al servicio del bienestar de la gente.

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,587SeguidoresSeguir
20,300SuscriptoresSuscribirte
spot_img

Latest posts

es_ESSpanish