spot_img
InicioSin categoría"SOLO QUIERO PELEAR", DECÍA LÍDER EXTREMISTA PRO TRUMP EL 6 DE ENERO

«SOLO QUIERO PELEAR», DECÍA LÍDER EXTREMISTA PRO TRUMP EL 6 DE ENERO

-

Después de que miembros del grupo extremista de extrema derecha Oath Keepers irrumpieran en el Capitolio de EE. UU. el 6 de enero de 2021 , su líder llamó a alguien por teléfono con un mensaje urgente para el entonces presidente Donald Trump, dijo otro extremista a los investigadores.

Mientras se reunía en una suite privada en el Phoenix Park Hotel, un miembro de Oath Keeper dice que escuchó a su líder, Stewart Rhodes , instar repetidamente a la persona en el teléfono para que le dijera a Trump que convoque a los grupos de milicianos a luchar para mantener al presidente en el poder.

“Solo quiero pelear”, dijo Rhodes después de colgar a la persona, quien negó la apelación de Rhodes para hablar directamente con el presidente republicano, según los registros judiciales.

Los fiscales federales no han dicho con quién creen que Rhodes estaba hablando en esa llamada, que se detalla en documentos judiciales en el caso de un miembro de Oath Keeper que se declaró culpable en el motín. Un abogado de Rhodes dice que la llamada nunca sucedió.

Sin embargo, la historia ha suscitado dudas sobre si el jefe del grupo extremista pudo haber escuchado a alguien cercano a Trump el 6 de enero, un tema que podría ocupar un lugar central cuando el comité de la Cámara de Representantes que investiga la insurrección celebre su próxima audiencia pública el 6 de enero. Martes.

El comité del 6 de enero ha dicho que está analizando de cerca cualquier vínculo entre las personas en la órbita de Trump y los grupos extremistas acusados ​​de ayudar a desencadenar la violencia en el Capitolio.

Los principales líderes y miembros de Oath Keepers y otro grupo de extrema derecha, Proud Boys, han sido acusados ​​de conspiración sediciosa en los casos más graves que el Departamento de Justicia ha presentado hasta ahora en el ataque del 6 de enero.

Ni los fiscales federales ni los investigadores de la Cámara han alegado que alguien en la Casa Blanca de Trump haya estado en comunicación con grupos extremistas en el período previo al 6 de enero.

Pero al menos dos hombres cercanos a Trump, el viejo amigo Roger Stone y su exasesor de seguridad nacional Michael Flynn, tienen contactos conocidos con grupos de extrema derecha y extremistas que, en algunos casos, presuntamente estuvieron involucrados en el 6 de enero.

Cassidy Hutchinson , exasesora del jefe de gabinete de la Casa Blanca de Trump, Mark Meadows, también le dijo al comité de la Cámara que escuchó que se mencionó a Proud Boys y Oath Keepers antes de la manifestación «Stop the Steal» en Washington el 6 de enero. Pero no se han revelado más detalles al respecto.

Cassie Miller, analista de investigación sénior del Centro de Leyes de Pobreza del Sur que proporcionó al comité información sobre extremistas, dijo que espera que los legisladores se basen en ese testimonio y posiblemente revelen más información sobre las conexiones entre personas cercanas a Trump y grupos como Oath Keepers y Proud. Chicos _

“En este momento, las cosas están muy borrosas”, dijo Miller.

Durante la última audiencia televisada del comité, Hutchinson les dijo a los legisladores que Trump le ordenó a Meadows que hablara con Stone y Flynn el día antes de los disturbios. Hutchinson dijo que Meadows llamó tanto a Flynn como a Stone la noche del 5 de enero, pero dijo que no sabía de qué hablaron.

En publicaciones en la plataforma de redes sociales Telegram después de la audiencia, Stone negó haber hablado con Meadows por teléfono. Cuando The Associated Press le pidió un comentario sobre la llamada, el hermano de Flynn respondió en un correo electrónico que la audiencia del 6 de enero “es un espectáculo de payasos”.

Ni Stone ni Flynn han sido acusados ​​en relación con los disturbios en el Capitolio, y ambos han invocado su derecho de la Quinta Enmienda contra la autoincriminación ante el comité de la Cámara. Trump perdonó a cada uno de ellos después de que fueran condenados por un jurado o se declararan culpables en casos no relacionados con el 6 de enero.

Durante los eventos en Washington antes de los disturbios, Stone utilizó a miembros de Oath Keepers, un grupo de milicias de extrema derecha que recluta militares actuales y anteriores, socorristas y fuerzas del orden, como guardias de seguridad.

Las fotos y el video del 5 y 6 de enero muestran a Stone flanqueado por personas vestidas con ropa de Oath Keepers. Entre ellos estaba Joshua James, entonces líder del capítulo del grupo en Alabama, quien se declaró culpable de conspiración sediciosa y está cooperando con las autoridades que investigan la insurrección.

Stone, un asesor informal de Trump, negó tener conocimiento o estar involucrado en algo ilegal el 6 de enero.

“Los Oath Keepers me brindaron seguridad de forma voluntaria el 5 de enero. Nada más, nada menos”, escribió recientemente en Telegram.

El viernes, los abogados de Rhodes le dijeron al comité que su cliente quiere testificar en persona y públicamente. Un portavoz del comité se negó a comentar, pero es poco probable que los legisladores estén de acuerdo con las condiciones de Rhodes.

El comité ya entrevistó a Rhodes durante horas a puerta cerrada, pero invocó su derecho de la Quinta Enmienda contra la autoincriminación bajo la dirección de sus abogados cuando se le preguntó sobre el período posterior a las elecciones, dijo a AP uno de sus abogados, James Lee Bright. Bright dijo que Rhodes ahora quiere «confrontar la narrativa que están retratando», que cree que es «completamente incorrecta».

Rhodes, un ex paracaidista del ejército de EE. UU., y cuatro coacusados ​​​​tienen programado un juicio en Washington en septiembre. Los Oath Keepers han evitado en gran medida los foros públicos desde el 6 de enero, y no está claro quién está manejando las operaciones “día a día” del grupo con Rhodes tras las rejas, dijo Oren Segal, vicepresidente del Centro de Extremismo de la Liga Antidifamación.

Los Guardianes del Juramento han negado que hubiera algún plan para asaltar el Capitolio. Dicen que sus comunicaciones y planes previos al 6 de enero solo tenían como objetivo brindar seguridad a figuras de derecha como Stone antes de los disturbios, así como protegerse contra posibles ataques de activistas antifa.

Stone tampoco ha sido tímido acerca de una asociación cercana con Enrique Tarrio, el ex presidente de Proud Boys que está programado para ser juzgado en diciembre por cargos de sedición junto con otros miembros del grupo extremista que se refiere a sí mismo como un club de hombres políticamente incorrecto para «Western». chovinistas”.

En febrero de 2019, un mes después de haber sido acusado de manipulación de testigos y otros delitos en la investigación de Rusia del fiscal especial Robert Mueller, Stone fue convocado nuevamente a la corte para responder por una publicación en su cuenta de Instagram que mostraba una foto del juez con lo que parecía ser el punto de mira de una pistola. En el estrado de los testigos, Stone identificó públicamente a Tarrio como uno de los cinco o seis “voluntarios” que le proporcionaron imágenes y contenido para publicar en las redes sociales. Stone dijo que su casa funcionaba como cuartel general para sus voluntarios.

Trump conmutó la sentencia de prisión de 40 meses de Stone en ese caso días antes de que se presentara en prisión y lo perdonó meses después .

Los Proud Boys han estado tratando de forjar conexiones con las principales figuras republicanas desde que el cofundador de Vice Media, Gavin McInnes, comenzó el grupo en 2016, dijo Miller.

Un miembro de Proud Boys le dijo al comité del 6 de enero que la membresía en el grupo se disparó después de que Trump se negara a condenar rotundamente al grupo durante su primer debate con Biden. En cambio, Trump les dijo a los Proud Boys que “se detuvieran y esperaran”.

Y aunque los grupos extremistas tienden a colapsar después de que las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley encarcelan a sus principales líderes, eso no parece haberle sucedido a los Proud Boys. A pesar de una breve pausa en la actividad después de los disturbios, 2021 se convirtió en uno de los años más activos para el grupo extremista, según Miller.

Flynn también tuvo contacto con algunos grupos de extrema derecha antes del 6 de enero. En las semanas posteriores a las elecciones, Flynn se convirtió en una figura destacada en la campaña para sembrar dudas sobre los resultados e instar a Trump a tomar medidas extraordinarias para mantenerse en el poder.

Flynn calificó la pérdida de Trump como un «golpe en progreso» y sugirió públicamente que Trump debería apoderarse de las máquinas de votación y planteó la idea de la ley marcial. Él y varios aliados finalmente llevaron esas ideas directamente a Trump en una reunión en la Oficina Oval en diciembre. Flynn también fue un orador destacado en un gran mitin en Washington el 12 de diciembre de 2020, respaldando los esfuerzos desesperados de Trump para subvertir su derrota electoral.

En mensajes de texto presentados más tarde en la corte, Rhodes, el líder de Oath Keepers, y otros miembros discutieron cómo los miembros del grupo habían trabajado con otro grupo de extrema derecha, los Pretorianos de la Primera Enmienda, o 1AP, para brindar seguridad personal a Flynn ese día. Una fotografía tomada por UPI muestra a Flynn saliendo del mitin con Rhodes y al menos un miembro de 1AP.

El comité de la Cámara citó al fundador de 1AP, Robert Patrick Lewis, señalando en una carta a Lewis que afirmó coordinarse regularmente con Flynn y también afirmó estar en contacto con Rhodes antes del 6 de enero.

Lewis, que no ha sido acusado hasta el 6 de enero, dijo que el grupo estaba formado por veteranos militares y policiales, y proporcionó seguridad e inteligencia pro bono en los meses posteriores a las elecciones. En una reciente demanda por difamación, Lewis y otro miembro de 1AP, Philip Luelsdorff, negaron su participación en la planificación o ejecución del ataque al Capitolio y dijeron que 1AP nunca ha sido una milicia o un grupo paramilitar.

Flynn se declaró culpable de mentirle al FBI durante la investigación de Rusia antes de ser indultado por Trump poco más de un mes antes de los disturbios en el Capitolio.

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,582SeguidoresSeguir
20,300SuscriptoresSuscribirte
spot_img

Latest posts

es_ESSpanish