InicioESTADOS UNIDOSElon Musk, el hombre que vale 48.000 millones de dólares para Tesla

Elon Musk, el hombre que vale 48.000 millones de dólares para Tesla

-

Los accionistas de Tesla validaron un plan de compensación estratosférico para Elon Musk, que no esperaba menos. Demuestran así su confianza en este empresario que se ha hecho indispensable. A riesgo de alimentar un culto a la personalidad que, en última instancia, podría resultar peligroso para la marca de vehículos eléctricos.

Ante el «Elon, Elon» del público, el multimillonario de 50 años realizó unos incómodos pasos de baile el jueves 13 de junio, luciendo una sonrisa muy feliz antes de declarar su amor a todos los accionistas de Tesla. Estos últimos acababan de (re)validar el histórico plan de compensación que ya habían concedido en 2018 a Elon Musk.

En total, Elon Musk podría ganar alrededor de 48.000 millones de dólares (al precio actual de las acciones de Tesla) durante varios años en virtud del acuerdo de compensación, la mayor cantidad jamás otorgada a un director ejecutivo corporativo.

Elon Musk contra el juez

“Tenga cuidado, no podrá recuperar este dinero de inmediato. Todavía queda un obstáculo jurídico que eliminar”, subraya Alexandre Baradez, analista financiero especializado en nuevas tecnologías de la corredora de bolsa IG France. El obstáculo en cuestión es Kathaleen McCormick, jueza del estado de Delaware  (EE. UU.), donde tiene su sede Tesla.

En enero de 2024, tras una larga batalla legal iniciada por accionistas minoritarios descontentos con la cantidad asignada a Elon Musk, la Justicia invalidó el plan de compensación de 2018, asegurando que el proceso de toma de decisiones estaba “profundamente defectuoso”. En particular, destacó la excesiva proximidad entre Elon Musk y varios miembros del consejo de administración, que no habrían revelado todos los detalles de la remuneración a los accionistas.

En este sentido, la luz verde concedida por segunda vez por los accionistas a la remuneración XXL de Elon Musk podría llevar a la jueza a revocar su decisión. «Puede considerar que esta vez los accionistas votaron con pleno conocimiento de causa», estima el Wall Street Journal .

Si bien aún no se ha decidido nada, Elon Musk se mostró, en cualquier caso, muy optimista. «No se trata de escribir un nuevo capítulo [de la historia de Tesla, NLDR], sino de empezar un nuevo libro juntos», afirmó entusiasmado el jefe de la marca de autos eléctricos.

De hecho, el fanático multimillonario se había dedicado a una intensa campaña de lobby. Para él fueron 48.000 millones de dólares o nada. Parecía dispuesto a pasar página sobre Tesla en caso de una votación desfavorable y había presentado este plan de supercompensación como el precio de su lealtad a Tesla.

El empresario que lleva al menos un  millar de emprendimientos -SpaceX, The Boring Company (su holding), X y xAI (su empresa de inteligencia artificial)- «amenazó con concentrar sus esfuerzos en sus otras actividades si no ganaba el caso», explica Hamza Mudassir, cofundador de la consultora británica de start-ups Platypodes y profesor asociado de estrategia empresarial en la Universidad de Cambridge.

Por un puñado de miles de millones de dólares

Pero, ¿realmente necesita casi 50.000 millones de dólares para convencerse de que trabajar en el desarrollo de Tesla merece la pena? «Se podría pensar que para uno de los hombres más ricos del mundo, unos cuantos miles de millones de dólares más no van a marcar la diferencia», admite Hamza Mudassir.

Para este experto, esta remuneración de una cantidad sin precedentes tiene, sin embargo, varias razones. En primer lugar, es una señal enviada a los mercados. Al validar el mismo “paquete” por segunda vez, los accionistas “tranquilizan a los mercados indicando que están dispuestos a hacer cualquier cosa para mantenerlo”. Y a los ojos de los actores del mercado de valores, esto es esencial porque de momento no hay nadie que pueda ocupar su lugar”, analiza Hamza Mudassir.

Los accionistas también saben que les conviene asegurarse de que Elon Musk esté lo más feliz posible. Un Elon Musk motivado al frente de Tesla representa “la mejor oportunidad que tiene la empresa para atraer posibles nuevos inversores”, asegura Alexandre Baradez.

Y para ser feliz, Elon Musk quiere ser el jefe indiscutible. En este sentido, los 48.000 millones de dólares, distribuidos en gran parte en forma de acciones, deberían permitir al fundador de Tesla aumentar su control sobre la empresa, ya que ahora poseería el 20% de las acciones del fabricante, frente al actual 13%. “Especificó que su objetivo es alcanzar el 25% para tener tranquilidad para lanzar la siguiente fase de expansión del grupo”, especifica el Wall Street Journal.

También es una “remuneración para satisfacer el ego de Elon Musk”, asegura Hamza Mudassir. Este especialista cree que el jefe de Tesla considera que con sus vehículos eléctricos “está ayudando a salvar el mundo y que está en la mejor posición para hacerlo”. Por lo tanto, 48.000 millones de dólares no parecen descabellados a los ojos del superdirector ejecutivo, ya que sería el precio a pagar por la preservación de la especie humana.

“Es obvio que este plan de compensación refleja hasta qué punto todo gira en torno a Elon Musk. Rozamos el culto a la personalidad”, resume Alexandre Baradez. 

Fanáticos y accionistas al mismo tiempo.

Esta personificación extrema de la relación entre los accionistas y la dirección del grupo puede, ciertamente, «dar la impresión de que el director general puede tomar como rehén al consejo de administración para conseguir lo que quiere», reconoce Hamza Mudassir.

Pero esto no es exclusivo de Tesla. El gigante chino Alibaba fue cosa de Jack Ma durante mucho tiempo, hasta su caída en desgracia, pronunciada en 2020 por las autoridades chinas. Y Apple estaba muy estrechamente asociada con Steve Jobs, cuando el fundador de la marca Apple aún estaba vivo.

Más recientemente, la loca subida bursátil del fabricante de chips informáticos y tarjetas gráficas Nvidia  también provocó el inicio de un culto a la personalidad del director general del grupo, Jensen Huang. Una foto reciente que muestra a una mujer pidiendo (y consiguiendo) que Jensen Huang le firme un autógrafo en su sostén ha circulado ampliamente en las redes sociales.

Tantos ejemplos en los que el culto a la personalidad ha beneficiado el crecimiento de la empresa y su trayectoria bursátil. Y Tesla es especialmente sensible a esto debido a la composición de sus accionistas: más del 40% son pequeños propietarios, es decir, particulares y no inversores institucionales, como bancos o fondos de pensiones. Otros gigantes tecnológicos, como Facebook o Google, tienen un accionariado compuesto por menos del 20% de pequeños accionistas.

En el caso de Tesla, a menudo son los mismos fanáticos a quienes les “gustarán” todas las peroratas de Elon Musk sobre Donald Trump.

Tener una base de seguidores leales entre los accionistas “es una bendición en los primeros años de una empresa porque estos ‘fanáticos’ seguirán ciegamente las decisiones del gerente”, cree Hamza Mudassir. Pero con el tiempo, “el consejo de administración debe poder tener una mayor independencia para poder ejercer un control más riguroso de las decisiones del director general”, asegura.

Porque el riesgo, según él, es que el jefe en cuestión “comience a sentirse invulnerable” y tome decisiones cada vez más cuestionables para el buen desarrollo de la empresa. ¿Tesla ya lo está pasando? La trayectoria bursátil del fabricante de automóviles podría sugerirlo. “Después de 2018, el precio de la acción pasó de 20 dólares a más de 400 dólares en 2021. Y desde entonces, ha perdido el 50% de su valor”, concluye Alexandre Baradez.

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,912SeguidoresSeguir
21,900SuscriptoresSuscribirte

Latest posts