clic aqui
InicioARTE Y CULTURAENSEÑAR DELEITANDO CON POESÍA: 'COMO LOS COSACOS DE TOLSTOY', de Carlos Márquez

ENSEÑAR DELEITANDO CON POESÍA: ‘COMO LOS COSACOS DE TOLSTOY’, de Carlos Márquez

-

Enseñar deleitando con poesía: ‘COMO LOS COSACOS DE TOLSTOY’, de Carlos Márquez

Por: Rosina Anglada

10 de enero 2024

La poesía ofrece las más amplias posibilidades para un aprendizaje placentero que lleva al autoconocimiento, ese aprendizaje autónomo que enriquece la vida para siempre, que se convierte en   un hábito, un estilo de vida, como debe ser, el aprendizaje a todo lo largo de la vida.

Enseñar deleitando es una frase de la antigüedad, atribuida a Horacio (65 a.C.-8 a.C.), quien era coetáneo y amigo de Virgilio poeta romano ambos poetas romanos protegidos de Mecenas.

¿Quién fue Mecenas?

Cayo o Gayo Mecenas  fue un importante impulsor de las artes y protector de jóvenes talentos de la poesía, de ahí que pasó a ser un sinónimo de las personas que brindan su apoyo material y fomentan y patrocinan las actividades artísticas de forma desinteresada.

Vamos a conocer parte de la historia de Rusia a partir del poema ‘Los Cosacos de Tolstoi’ de la autoría del poeta y periodista Carlos Márquez Cabrera.

Nuestra primera interrogante es: Quiénes son/eran los cosacos rusos?

Tenemos nociones de los cosacos rusos como valientes guerreros presentes en las guerras y conquistas, perseguidos a partir de 1920 por el Partido Comunista de la Unión Soviética y más de dos tercios de la población cosaca fueron exterminados, forzados a emigrar y ahora son residentes de otros países, como Francia, Alemania, Bélgica, Estados Unidos, Canadá, Australia, Argentina, Chile y muchos otros. Muchos de estos emigrantes mantienen estrecha relación con las comunidades cosacas en Rusia. Algunos, como en el caso de los cosacos residentes en Nueva Jersey, Estados Unidos, mantienen museos y bibliotecas nacionales cosacos, destinados a preservar el patrimonio cultural, tradicional e histórico de su pueblo.

Se estima que más de 140 000 personas de ambos sexos (0,1 % del total de la población) en Rusia declararon su nacionalidad como «cosaca», residentes y ciudadanos de Rusia.

 La novela Tarás Bulba de Nikolái Gogol (1835) caracteriza a los cosacos y nos cuenta la historia de un viejo cosaco zaporogo.

¡Vamos a leer y a ver películas gratis en youtube!

Ahora vamos a conocer a León Tolstói, 1828-1910, novelista ruso, aprendió a leer y a escribir a temprana edad, leía con voracidad, influenciado por su madre, era aficionado a los juegos de azar, tenía un fuerte sentido de la justicia, ingresó al ejército, participó en la guerra de Crimea, se casó con Sofia Behrs, tuvo trece hijos. Influyo en Mahatma Gandhi y en Martin Luther King.

Tolstoi es considerado uno de los escritores más importantes de todos los tiempos de la literatura mundial. Sus dos obras más famosas, Guerra y paz y Ana Karénina, están consideradas como la cúspide del realismo ruso, junto a obras de Fiódor Dostoyevski.

Los cosacos es otra novela que podemos escuchar en youtube.

Algunos de sus cuentos son:

  • El prisionero del Cáucaso, que cuenta la historia de un joven soldado llamado Zhilin que es capturado por los chechenos durante la guerra del Cáucaso. Este cuento presenta una crítica a la guerra y a sus consecuencias en la vida de las personas que participan en ella.
  • ¿Cuánta tierra necesita un hombre? Metáfora sobre la profunda ambición humana y los daños físicos que nos podemos infligir por obtener lo que queremos a toda costa.
  • La felicidad conyugal es una novela que explora la naturaleza humana, las expectativas sociales y el verdadero significado de la felicidad. Tolstói utiliza la historia de Masha y Serguéi para mostrar cómo la falta de amor y el egoísmo pueden afectar a las relaciones, mientras que la empatía y la compasión pueden traer felicidad y satisfacción

He aquí el poema:

COMO LOS COSACOS DE TOLSTOY

 

Una ligera llovizna

se precipita intermitente

sobre el centro de Moscú,

donde los días se tornan grises

y a la lustrocidad del Sol distante

se le antoja retornar

en mayo del año por venir.

Mi querida compañera matinal,

la sombra,

que me seguía

por doquier a la intemperie,

hoy se quedó,

y no parece

que por buen trozo de tiempo

me deje volver a ver

su presencia inatrapable.

Junto al pensamiento

y los recuerdos,

mis pasos,

con las manos abrigadas

de bolsillos,

tras el abrupto descenso

de los grados centígrados,

andan absortos de

clásicos palacios,

de templos subterráneos

concatenando el Metro

y los septillizos

de diseño Stalinianos.

Colorido maratón vehicular

circula la vastedad de Sadovaya.

Sendos sexos elegantes,

caminan,

entran y salen

de las estancias sumergidas;

aguardan el bus

y los demás,

compran entre tiendas.

Sobre la amplísima calle,

mi fría soledad

va entre multitudes

de historias zarinas,

de patriarcas ortodoxos

y aguerridos soviets,

rumbo a la plaza,

Kudrinskaya,

donde reside

la diversidad comestible

de Mu Mu,

tan típica,

como el resistir

de los cosacos,

de Tolstoi.

 

El poeta y escritor Carlos Márquez, se encuentra solitario en tierras lejanas, en Moscú, el 24 de octubre del 2018, un día gris, con una ligera llovizna y al notar que su sombra ha desaparecido, recuerda la novela de Tolstoi ‘Los cosacos’ por las similitudes de sus emociones y sentimientos, él proveniente de la República Dominicana, un país cálido, tropical, donde siempre tenemos días soleados, mientras Tolstoi es nativo de esas tierras…

 

 Los cosacos de Tolstoi inicia así:

 

“Reinaba una calma completa en las calles de Moscú se veía tan solo en raros momentos el rechinar de ruedas sobre la nieve ni siquiera una luz en las ventanas incluso estaban apagados los reverberos…Las arterias ciudadanas se hallaban desiertas… “

 

El poeta camina por la amplísima calle Sadovaya o calle Jardín que tiene 4376 m de largo y unos 8 m de ancho, y la distancia entre los edificios puede ser de hasta 18 m, es una vía importante de San Petersburgo, Rusia, que pasa por el centro histórico de la ciudad;  se encuentra tan solo con sus pensamientos y sus recuerdos en este día tan frio que tiene que guardar sus manos en los bolsillos, se detiene a contemplar la ciudad con sus majestuosos palacios, queda absorto con el ‘colorido maratón vehicular’ espectáculo que exhiben los vehículos con sus luces rojas y blancas, los templos subterráneos, el Metro  y el movimiento de la ciudad, la gente que viene y va a  abordar el autobús, recuerda la época de los zares y soviets cuando se dirige a la Plaza Kúdrinskaya que es uno de los siete rascacielos moscovitas diseñados en el periodo de José Stalin​​, ‘los septillizos de diseño Estalinianos’, Stalin, político, revolucionario y dictador soviético de origen georgiano, secretario general del Comité Central del Partido Comunista de la Unión Soviética entre 1922 y 1952, y presidente del Consejo de Ministros de la Unión Soviética, la comida de Mu Mu, (probablemente derive su nombre del cuento del mismo nombre de Ivan Turguenev escrito en 1852), hace un paralelismo con  la resistencia de los cosacos, los cuales son una etnia que conserva su identidad, sus costumbres y tradiciones impasibles ante el avance del tiempo.

 

Este poema de Los cosacos de Tolstoi encierra un mundo de conocimientos, de imágenes, de tiempos históricos, son las posibilidades que nos ofrecen los poemas. Enseñar aprendiendo, disfrutando, viajando, creciendo. Vamos a leer!!.

Rosina Anglada

10 de enero 2024.

 

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,912SeguidoresSeguir
21,500SuscriptoresSuscribirte

Latest posts