InicioARTE Y CULTURALa gesta patriótica del 14 de junio en Ilusiones y Poesías

La gesta patriótica del 14 de junio en Ilusiones y Poesías

-

 

Junio es un mes de alta significación histórica para nuestro país: la República Dominicana.

El programa Ilusiones y Poesías rindió un homenaje de respeto y admiración a esta generación de hombres colosales que entregaron sus vidas para la libertad de nuestro pueblo.

Se cumplen 65 años de la llegada en avión por Constanza de 54 expedicionarios que constituyen la Raza Inmortal, el 19 y el 20 de junio se sumaron 144 con los desembarcos por Maimón (96) y Estero Hondo (48).
La gesta heroica del 14 de junio fue el acontecimiento más importante de todas las batallas contra el régimen dictatorial de Rafael Leonidas Trujillo, dejó el mayor saldo de héroes y víctimas.
Fueron muchos los desafíos que tuvieron que enfrentar llegaron el 7 de mayo del 1959 al Campamento de Mil Cumbres a Pinar del Río, allí se entrenaban, el cuerpo médico estaba integrado por Toribio Bencosme, Felipe Maduro Sanabia, Octavio Mejía Guzmán, Rafael Mella, el dentista Miguel Álvarez y los ayudantes Frank Vicioso y Julio Camacho.
Frank Vicioso no llegó, pues en los entrenamientos accidentalmente, recibió un balazo a pesar de todos los esfuerzos por salvarle la vida, falleció dos meses después en La Habana. Los norteamericanos Larry Beebe que vino por Maimón y Charles White, por Constanza eran técnicos en explosivos.
La dirección del Campamento estaba a cargo del Dr. José Horacio Rodríguez... y llegaron llenos de patriotismo enamorados de un puro ideal: lograr un país libre, democrático que garantice los derechos fundamentales del ser humano: el derecho a la vida, a la libre expresión, al crecimiento y al desarrollo humanos… seguimos enarbolando esos ideales y aspiraciones. Loor a su memoria, gracias a todos y a sus familiares.
La mayoría de los expedicionarios capturados fueron torturados en las cárceles «La 40» y «El 9», sobrevivieron Poncio Pou Saleta, Mayobanex Vargas, Francisco Medardo Germán, Delio Gómez Ochoa y Pablo Mirabal tenia apenas 14 años.
Se presume que el 4 de julio de 1959 fue aniquilado el último grupo de guerrilleros porque en ese día Johnny Puigsubirá Miniño, interrumpió el Diario de Campaña.
Gonzalo Almonte Pacheco, expedicionario que después de ser apresado fue fotografiado junto a su madre, mientras T supuestamente lo amnistiaba, fue ultimado varias semanas después por personeros del régimen.

 

Los expedicionarios del 14 y 19 de junio de 1959 se propusieron la liberación de las cadenas de la opresión del régimen despótico que a sangre y fuego, se erigía como un rey, un predestinado, un dios a quien todos veían desde abajo.

La solidaridad internacional expresada en el año 1959 es trascendente, ejemplar, vinieron 20 cubanos; 13 venezolanos, 9 puertorriqueños, 3 estadounidenses, 3 españoles, un guatemalteco y un nicaragüense… eran 211 dominicanos unidos en un proyecto ético sin parangón en la historia de América.

Carmen Durán Jourdain, Maestra Meritisima de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, cuenta que su padre, obrero linotipista había pasado parte de su exilio en Guatemala, en su última carta que les hizo llegar a su familia a través de Tulio Arvelo les decía ‘que él estaba feliz de la grandeza de sus propósitos’.

Entre otros, Víctor Mainardi, contaba 16 años, el padre de Freddy Reyes Pérez dejó a sus hijos pequeños, a su regreso eran ya profesionales, Danilo Mendoza, padre de mis primos, entre tantos…

El comandante Jiménez Moya nunca mostró debilidad ante la responsabilidad que asumió, había estado en Sierra Maestra durante 15 días y vino al país casi convaleciente.

Con el grande poeta Manuel del Cabral y su poema Aire durando decimos a los cuatro vientos que estos hombres viven y vivirán por siempre en nuestra memoria:

¿Quién ha matado este hombre que su voz no está enterrada?  Hay muertos que van subiendo cuanto más su ataúd baja…

¿Quién ha matado estas manos? ¡No cabe en la muerte un hombre! Hay muertos que van subiendo cuanto más su ataúd baja… ¿Quién acostó su estatura que su voz está parada? Hay muertos como raíces que hundidas… dan fruto al ala. ¿Quién ha matado estas manos, este sudor, esta cara? Hay muertos que van subiendo cuanto más su ataúd baja…

Recordamos a los caídos en junio de 1965 doce horas de bombardeos inclementes lanzados por las tropas interventoras sobre la ciudad : Jacques Viau Renaud, joven poeta de nacionalidad haitiana, con apenas 23 años y Andrés de La Riviere francés marroquí que contaba 32 años.

«En qué preciso momento se separó la vida de nosotros, en qué lugar, en qué recodo del camino?
En cuál de nuestras travesías se detuvo el amor para decirnos adiós?.
Nada ha sido tan duro como permanecer de rodillas».
Cuánta grandeza exhibieron estos hombres cíclopes que entregaron su vida por nuestro pueblo.

Cristina Piñeyro era apenas una niña, recuerda a su abuela rezando, a Ana Maria y Luisito llorando, a su gata Negrita y el desamparo ante el terror y el miedo en junio del 1965, su hogar, ubicado entre las calles Ravelo y Barahona de la ciudad de Santo Domingo fue impactado por un bazucazo, llovía polvo y hollín’  huellas imborrables…no recuerda que Negrita sobreviviera.

El poeta Tomas Castro Burdiez nos compartió de Pedro Mir, 1913-2000: Elegía del 14 de junio, y El portaviones Intrépido, «Antielegia de la República Dominicana,de Víctor Villegas,

Franklin Mieses Burgos, estuvo presente en el Frente Cultural de la Revolución de abril de 1965, junto a Miguel Alfonseca, Beto Pérez, Efraim Castillo, Iván García Guerra, Silvano Lora, Ramón Oviedo, Delta Soto, entre muchos mas…

Carlos Márquez nos compartió de Mieses Burgos:  Cuando la rosa muere.

Cuando la rosa muere

deja un hueco en el aire

que no lo llena nada;

ni el eco que sepulta

su desolado rostro

herido en otra arena;

ni la luz que va sola

en río transparente

hecho por serafines;

ni la sombra que es ala

de un pájaro de nieblas

nacido sobre el viento.

 

Cuando la rosa muere

deja un hueco en el aire

que no lo llena nadie.

 

Sólo el llanto lo anega

con sus blancas estatuas

de sal petrificada, con sus astros caídos

y sus nubes viajeras;

sólo el llanto lo anega

en estrellas pequeñas.

 

Cuando la rosa muere

deja un hueco en el aire

—redondo como un nido—

­para acunar tu pena.

Y el poema  Explico algunas cosas, de Pablo Neruda, España en el corazón, 1937

 Os voy a contar todo lo que me pasa.

Yo vivía en un barrio

de Madrid, con campanas,

con relojes, con árboles.

Desde allí se veía

el rostro seco de Castilla

como un océano de cuero.

Mi casa era llamada

la casa de las flores, porque por todas partes

estallaban3 geranios: era

una bella casa

con perros y chiquillos4.

Raúl, ¿te acuerdas?

¿Te acuerdas, Rafael?

Federico, ¿te acuerdas

debajo de la tierra,

te acuerdas de mi casa con balcones en donde

la luz de junio ahogaba flores en tu boca?

¡Hermano, hermano!

[…] Y una mañana todo estaba ardiendo

y una mañana las hogueras5

salían de la tierra

devorando seres,

y desde entonces fuego,

pólvora6 desde entonces,

y desde entonces sangre.

[…] y por las calles la sangre de los niños

corría simplemente, como sangre de niños.

[…] ¡Frente a vosotros he visto la sangre

de España levantarse

para ahogaros en una sola ola

de orgullo y de cuchillos!

Generales

traidores:

mirad mi casa muerta,

mirad España rota:

pero de cada casa muerta sale metal ardiendo

en vez de flores,

[…] Preguntaréis: ¿por qué su poesía

no nos habla del sueño, de las hojas,

de los grandes volcanes de su país natal?

¡Venid a ver la sangre por las calles,

venid a ver

la sangre por las calles,

venid a ver la sangre

por las calles!

https://www.youtube.com/clip/UgkxSnVsNmtw4RS2zfIo66YGrubGHJk-lraJ

https://www.youtube.com/clip/UgkxmUZOcTGu-aO85fh4qH7zeeu9zcICUxRv

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,912SeguidoresSeguir
21,900SuscriptoresSuscribirte

Latest posts