clic aqui
InicioESTADOS UNIDOS¿Por qué Iowa lanza la campaña presidencial?

¿Por qué Iowa lanza la campaña presidencial?

-

AP  -Iowa asumió su posición como el estado que primero vota por un candidato presidencial hace más de 50 años. Pero sus asambleas electorales de 1972 no parecieron muy históricas.

Dos mesas plegables en la sede estatal del Partido Demócrata fueron suficientes para acomodar a todo el personal y a los medios de comunicación presentes. Ninguna cámara de televisión rodó. Los resultados de todo el estado llegaron a dos líneas telefónicas porque el partido no quería pagar por una tercera. Sólo una persona, un activista contra la guerra de Vietnam que entonces tenía 25 años y que ayudó a diseñar las asambleas electorales de Iowa, hizo el conteo.

«Pedí prestada una calculadora de memoria para acelerar el proceso», recuerda entre risas Richard Bender, ahora de 78 años. «Eso era lo último en tecnología».

«No teníamos idea de cuán grande iba a ser esto», dijo.

Tan grande que los caucus de Iowa se convirtieron en una parte arraigada de la política estadounidense y lanzaron algunos candidatos inesperados hacia la Casa Blanca.

En 1976, Iowa impulsó al ex gobernador de Georgia, Jimmy Carter, el poco conocido ex agricultor de maní.

En 2008, el estado le dio al senador de Illinois Barack Obama su primera victoria sobre Hillary Clinton, uno de los nombres más famosos de la política demócrata.

Pero cuando los caucus republicanos de Iowa comiencen la carrera electoral de 2024 el 15 de enero, la forma en que los votantes comiencen a elegir a los candidatos de los dos partidos principales será diferente.

El orden en el que votan los estados ha cambiado. También algunas de las reglas.

Es una señal de nuestra política tumultuosa, y también de cómo los dos favoritos, el presidente Joe Biden y el expresidente Donald Trump , han movido las palancas del partido para darse una ventaja , sembrando en ocasiones caos y confusión.

La forma en que se seleccionan los candidatos presidenciales ha cambiado significativamente a lo largo de los años y no siempre ha involucrado la voluntad de los votantes.

Durante décadas durante el siglo XX, el proceso estuvo dominado por los jefes de los partidos estatales y locales, lo que dio lugar a la noción de la “sala llena de humo”, donde se decía que los principales líderes se reunían en secreto para determinar su candidato presidencial.

Esa leyenda comenzó con la convención republicana de 1920, cuando los líderes del partido se reunieron en secreto en una suite de tres habitaciones en el aún en funcionamiento Hotel Blackstone de Chicago y Warren G. Harding surgió como el candidato presidencial sorpresa del partido.

El modelo de máquina partidaria continuó hasta la sangrienta Convención Nacional Demócrata de 1968 en Chicago, cuando la policía se enfrentó a manifestantes callejeros, entre ellos estudiantes que se oponían a la guerra de Vietnam. Los demócratas dijeron más tarde que las escenas caóticas contribuyeron a la posterior victoria del republicano Richard Nixon. Como resultado, el partido creó una comisión que buscaba empoderar a las mujeres, los votantes de minorías y los jóvenes en la selección de su candidato presidencial.

policías y manifestantes de 1968.

Las reformas demócratas posteriores a 1968 tuvieron un efecto duradero en Iowa. Las nuevas reglas del partido requirieron más tiempo para pasar entre los cuatro niveles de convenciones del partido estatal, que iban desde las locales hasta las estatales. Eso obligó a los líderes demócratas de Iowa a iniciar el proceso antes en el calendario.

Cuando quedó claro que los caucus de Iowa podrían adelantarse a los de New Hampshire -donde las primarias habían iniciado la votación presidencial durante décadas- los funcionarios aprovecharon la oportunidad.

«Nos las arreglamos un poco», recordó Bender.

En enero de ese año, el estado productor de maíz ubicado en el corazón de Estados Unidos fue sede de la primera contienda presidencial del Partido Demócrata por primera vez. Los republicanos siguieron cuatro años después

Los votantes de hoy evalúan quiénes deberían ser los candidatos a las elecciones generales de los partidos principales a través de una serie de contiendas celebradas durante la primera mitad del año.

Los candidatos acumulan delegados (aquellas personas que seleccionarán formalmente al candidato en las convenciones nacionales de los partidos este verano) basándose en el desempeño a nivel estatal, utilizando reglas complejas que varían según el partido y el lugar. Oficialmente, ningún partido tendrá un candidato hasta que un candidato gane el número de delegados necesarios en la convención para conseguir la nominación.

Además de la carrera por los delegados, el desempeño de un candidato desde el principio es fundamental para ganar impulso de campaña y atención de los medios. Por eso es tan importante el orden en que votan los estados.

También es la razón por la que los candidatos durante años han pasado tanto tiempo en Iowa, desde parando en la feria estatal para charlar con los votantes mientras trabajan en la histórica parrilla de chuletas de cerdo hasta hablar de política en elegantes cenas republicanas o pequeños ayuntamientos en lo profundo de la región del maíz.

«Los votantes de las primarias en los estados posteriores prestan atención a lo que sucedió en los primeros estados y reaccionan a lo que aprenden», dijo David Redlawsk, profesor de la Universidad de Delaware y coautor de un libro sobre las asambleas electorales de Iowa.

Este año, Iowa volverá a celebrar la primera contienda republicana. Pero el año pasado, Biden ordenó al Comité Nacional Demócrata que cambiara el calendario de primarias del partido para comenzar en Carolina del Sur, que solía seguir a Iowa, New Hampshire y Nevada.

Carolina del Sur, donde el 26% de la población es negra, tiene un electorado primario que es mucho más representativo de la diversa coalición del Partido Demócrata que Iowa y New Hampshire, dos de los estados más blancos de la nación. El estado también es un terreno político más seguro para Biden, quien tuvo graves dificultades en Iowa y New Hampshire en 2020 antes de que una victoria en Carolina del Sur resucitara su campaña.

Personas sosteniendo carteles con Carolina del Sur para Biden en un evento de campaña.

El Comité Nacional Demócrata también votó para colocar a Nevada el mismo día que New Hampshire, seguido por Georgia y Michigan (otros estados más diversos) después de Carolina del Sur, que vota el 3 de febrero. Pero los republicanos de Georgia se negaron a cambiar la fecha de las primarias de su estado y New Hampshire optó por seguir adelante con sus elecciones primarias el 23 de enero de todos modos. Biden no estará en la boleta electoral, pero aún podría ganar como candidato por escrito.

Los demócratas de Iowa también seguirán adelante con la votación el mismo día que los republicanos, aunque lo harán por correo y dicen que los resultados no se anunciarán públicamente hasta marzo, por lo que cumplen con las reglas del partido que permiten que los otros estados voten antes.

Se espera que Biden, de 81 años, gane la nominación demócrata. El presidente enfrenta una oposición simbólica del representante demócrata de Minnesota Dean Phillips y de la autora progresista Marianne Williamson.

Mientras tanto, los republicanos han seguido abriéndose con Iowa.

Trump, de 77 años, es el gran favorito de los republicanos, aunque se enfrenta a varios rivales republicanos importantes, incluido el gobernador de Florida, Ron DeSantis, de 45 años, y la ex embajadora de las Naciones Unidas, Nikki Haley, de 51. También ha sido acusado varias veces y un juicio por una. La causa penal podría iniciarse en plena campaña de primarias.

Si bien sus estrategias de campaña han variado, los candidatos republicanos saben que una de las claves para ganarse a los votantes de Iowa es dedicar tiempo en persona a cortejarlos y abrazar algunas de las tradiciones políticas del estado.

Ron DeSantis completó un hito de la campaña de Iowa al visitar sus 99 condados.

Nikki Haley saludó a los votantes en la Feria Estatal de Iowa.

Donald Trump arrojó balones de fútbol autografiados a la multitud en la casa de una fraternidad antes de un partido de fútbol universitario.

Pero ganar (o perder) en Iowa no lo es todo. En las primeras contiendas, los candidatos realmente juegan un juego de expectativas.

En las asambleas electorales de 1976, Carter terminó segundo detrás de aquellos que optaron por no comprometerse con ningún candidato, pero fue mucho mejor de lo esperado y sirvió para impulsar su campaña. En 1992, Bill Clinton terminó cuarto en Iowa, pero logró un segundo lugar mejor de lo esperado en New Hampshire, declarándose el “Niño del Regreso”.

Trump perdió Iowa en 2016 ante el senador de Texas Ted Cruz, pero luego dominó en New Hampshire, Carolina del Sur y Nevada.

Este año, los votantes republicanos se reunirán en escuelas locales u otros sitios comunitarios durante horas para ser parte de los caucus, que son eventos organizados por el partido y dirigidos por funcionarios y voluntarios locales.

La votación está abierta sólo a los republicanos registrados. Aquellos que se presentan (generalmente una fracción de los votantes elegibles del estado) escuchan a los representantes de las campañas antes de hacer sus selecciones.

Trump espera una victoria contundente, por lo que parece imparable en el futuro. Si tiene éxito, Iowa puede presumir de tener una vez más un papel central en la política estadounidense y en la forma en que la nación elige un presidente.

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,912SeguidoresSeguir
21,500SuscriptoresSuscribirte

Latest posts