InicioARTE Y CULTURALa lengua en la poesía de Lupo Hernández Rueda

La lengua en la poesía de Lupo Hernández Rueda

-

Por: Manuel Matos Moquete*

Lo que anoto en esta cala, quizás, influenciado por el trabajo de Dámaso Alonso:  Seis calas en la expresión literaria española prosa, poesía, teatro(1970) es la manera en que algunos escritores se apoyan en la materialidad verbal para construir sus textos, acompañando su creatividad e imaginación del dominio esmerado y magistral de la lengua como expresión estilística y como cosmovisión de lo intuido, lo soñado, lo inventado o revelado del mundo circundante.
Un ejemplo de ese tipo de escritor es el dominicano Lupo Hernández Rueda (1930-2017) en cuya poesía observamos una poética que descansa en una visión del volumen de las cosas como suma y como resta a través de la cual el poeta narra y describe los elementos que percibe en un universo íntimo a veces, externo otras veces.
Esta vez nos llama la atención el poema «Cuando llegan los muertos», dedicado a Virgilio Díaz Grullón, cuyo ritmo sumatorio descansa en la anáfora marcada por el adverbio “cuando” y la conjunción “y”; recursos combinados que le permiten introducir la multitud de fenómenos que sobrevienen en el momento en que acontece la muerte y luego nos convertimos en muertos, en cuerpos endurecidos y de los cuales “Sólo la sombra de sus vidas queda/sobre la tierra” :
Cuando llegan los muertos
y han llovido sobre ellos muchas lágrimas,
cuando sobre sus rostros, alguna vez hermosos,
se pasea la noche,
y la hierba crece como sus cabellos;
cuando llegan innumerables
y establecen su asiento bajo el pasto viviente,
bajo las catedrales
y los árboles,
sus cuerpos endurecidos crecen
en la inmovilidad,
en el umbral de la memoria
como un beso,
como una moribunda llama.
Sólo la sombra de sus vidas queda
sobre la tierra,
y el deseo
y el sueño de los vivos,
y el Tiempo que ni muere ni padece,
y la sedienta Muerte
como de una cuerda
tirando de nosotros.
También me provoca esta manera de Lupo Hernández Rueda de describir las calamidades de la región sur del país en su obra Crónica del sur(1965) en la cual percibe a esa región como un lugar transido de las elementales carencias, las cuales registra a través del empleo de la preposición de carencia, de negación “sin” y la preposición de suma, compañía, “con”; pero que aquí equivale a “sin”, a veces, a veces a “con”, por el significado de las palabras que introduce:
Esta tierra nuestra,
sin alumbrado,
sin alimentos,
sin carreteras,
sin alfabeto,
sin memoria,
sin mapas,
sin ruido,
sin ciudadanos,
sin ojos,
sin instrumentos,
sin agua,
sin edades,
sin tiempo,
sin cereales,
sin Dios,
sin libertades.
Hay peores males, y en el sur de Hernández Rueda, con algunas atenuantes, estos se manifiestan en el empleo del significante de la preposición con:
Esta es nuestra tierra
con uñas
con escorpiones ,
con arco iris,
con pocilgas,
con afanes,
con piedras,
con parásitos,
con dueños,
con hambre,
con rencores,
con sangre,
con soldados,
con arena,
con muertes.
Nótese el valor de las palabras un tanto libres , saltarinas y volátiles apuntaladas en estos otros breves poemas de Lupo Hernández Rueda:
..
“¡Oh, la
desesperante levedad de mi cuerpo,
mi llama temporal, mi oleaje de polvo!
¡Oh, tempo, ven, ocúpame, recórreme”
Poema COMO NACIENDO AÚN
A Luis Morales Peña
Como naciendo aún, sin descanso, continuo,
interminable,
como un río sin bordes,
cae, se precipita, rueda
cada día dejando su negrura como polvo
en mi piel.
¡Oh, la
desesperante levedad de mi cuerpo,
mi llama temporal, mi oleaje de polvo!
¡Oh, tempo, ven, ocúpame, recórreme
por dentro, acógeme en tu océano sucesivo,
porque voy por tu herida deshaciéndome,
formándome de nuevo,
deshaciéndome,
hasta que por mí quedes,
definitivamente solo!
“y rodea tu garganta, y cae
sobre tu espalda, suavemente;
y va rodando”
Poema PEQUEÑO MUNDO MÁGICO
Con el dios de mil tallos de sus hebras
formando cien anillos,
formando laberinto que cubre tus orejas
y rodea tu garganta, y cae
sobre tu espalda, suavemente;
y va rodando
múltiple, innumerable
sobre el incendio de tu cuello;
pequeño mundo mágico
donde me pierdo encendido.
Para seguir leyendo a este importantísimo poeta nuestro de la Generación del 48, Premio Nacional de Literatura 1998 y cuyo aporte se manifestó también de manera ejemplar en el área del Derecho Laboral, aquí dejo la referencia de su producción literaria:
Poesía
Como naciendo aún (1963)
Muerte y memoria (1963)
Crónica del sur (1964
Dentro de mi conmigo (1967)
El tiempo que espero (1972)
Por ahora (antología poética, 1948-1975) (1975)
Del tamaño del tiempo (1978)
Círculo (1979)
Cuanza (1984)
Ensayos
Antología panorámica de la poesía dominicana contemporánea, en colaboración con el poeta Manuel Rueda, Santiago, Ediciones de la Universidad Católica Madre y Maestra (1972)
La generación del 48 en la literatura dominicana (1980)
*Escritor-Docente-Investigador
Dr. en literatura
Ciencias del Lenguaje
Análisis del Discurso

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,912SeguidoresSeguir
21,900SuscriptoresSuscribirte

Latest posts