🟢 Proteger el Amazonas y combatir el hambre: el doble gran reto del nuevo mandato de Lula en el Brasil

Con 77 años, Lula es el primer político brasileño que llega tres veces al poder. Este domingo 1 de enero hace exactamente veinte años que juró el cargo por primera vez (para el periodo 2003-2007), siendo reelegido para el periodo 2007-2010. Ahora, ha alcanzado de nuevo la presidencia del Brasil después de haber estado cerrado cuatro años en la prisión — condenado por una supuesta corrupción en unos juicios finalmente anulados por la Corte Suprema.

Actos marcados por la amenaza del bolsonarismo

El nuevo presidente ha llegado al parlamento brasileño desfilando en un vehículo sin capota y ante una multitud de decenas de miles de personas que desde primera hora se han juntado para asistir a los actos de la toma de posesión, que han empezado con minutos de silencio en honor a Pelé y Benedicto XVI. Delegaciones de medio centenar de países y todo el cuerpo diplomático acreditado en el país han estado presentes en el parlamento. Entre los asistentes han destacado al rey de España, Felipe VI, y los presidentes de Argentina, Alberto Fernández; Bolivia, Luis Arce; Colombia, Gustavo Petro; Chile, Gabriel Boric; Paraguay, Mario Abdo Benítez; Uruguay, Luis Lacalle Pou; Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa; y Alemania, Frank Walter Steinmeier.

La ceremonia de investidura se ha celebrado bajo estrictas medidas de seguridad, por mor de las amenazas de activistas del bolsonarismo radical que exigen un golpe de estado militar para mantener al líder ultraderechista en el poder. Y es que Bolsonaro no ha reconocido todavía la victoria de Lula. De hecho, el viernes pasado huyó a Estados Unidos (Florida) y no ha asistido a los actos de este domingo. Por su parte, el líder progresista ha recordado que se tuvo que enfrentar contra «la más abyecta campaña de mentiras» durante el proceso electoral. Pero su investidura supone «un final al autoritarismo» y ha pedido «democracia para siempre», en medio de los aplausos de la mayoría de los parlamentarios.

Investidura Lula da Silva, nuevo presidente Brasil / Efe
Discurso de investidura del nuevo presidente del Brasil, Lula da Silva / Efe

Lula y la victoria de la democracia

Es de esta manera como Lula ha celebrado la «victoria de la democracia» que le permitió ganar las elecciones de octubre, a pesar de las «amenazas» de la ultraderecha que todavía no ha aceptado su triunfo. «Si estamos aquí es gracias a la conciencia política de la sociedad brasileña», ha declarado ante el parlamento brasileño, en su primer discurso después de haber jurado como nuevo presidente. La democracia fue «la grande victoriosa», ya que «superó» las «más violentas amenazas a la libertad del voto» — en referencia a la campaña contra el sistema de votación desatada por Bolsonaro.

Pero la democracia necesita hechos más allá de palabras. Es por eso que Lula ha prometido «rescatar» del hambre a 33 millones de personas y de la pobreza, a 100 millones (casi la mitad de la población). «Nuestras primeras acciones apuntan a rescatar del hambre a 33 millones de personas y rescatar de la pobreza a más de 100 millones de brasileños y brasileñas, que han soportado la más dura carga del proyecto de destrucción nacional que hoy se cierra», ha dicho. En esta línea, ha asegurado que reconstruirá el país de los «escombros» en los cuales ha quedado después de la gestión del líder ultraderechista. «Sobre estos terribles escombros asumo el compromiso de, junto con el pueblo brasileño, reconstruir el país y hacer nuevamente un Brasil de todos y para todo el mundo», ha prometido. La cosa es que su equipo de transición ha hecho una diagnosis de las cuentas públicas y se ha encontrado un panorama «atroz»: «Han vaciado los recursos de la sanidad. Han desmantelado la educación, la cultura, la ciencia y la tecnología. Han destruido la protección del medio ambiente. No han dejado recursos para comida escolar, vacunación o seguridad pública».

Perseguir el «genocidio» de la pandemia

En esta línea, el nuevo presidente se ha comprometido al hecho de que no queden impunes los responsables del «genocidio» que causó la pandemia de la covid-19 en el Brasil — donde murieron casi 695.000 personas. «En ningún otro país la cantidad de víctimas mortales fue tan alta proporcionalmente en la población. Las responsabilidades por este genocidio tienen que ser investigadas y no tienen que quedar impunes», ha dicho, criticando con dureza «la actitud criminal de un gobierno negacionista» liderado por Bolsonaro. El líder ultraderechista negó la gravedad de la pandemia e impulsó una campaña de descrédito contra la vacunación, cosa que ha contribuido al hecho de que el país siga con tasas bajas de inmunización contra la covid.

Lula también ha hecho un fuerte alegato en defensa del medio ambiente y ha asegurado que acabará con la deforestación ilegal a la Amazonia, así como que protegerá los pueblos indígenas. «No podemos admitir que la Amazonia sea una tierra sin ley, no toleraremos la degradación del medio ambiente que tanto mal ha hecho a nuestro país», ha afirmado. Al mismo tiempo, ha manifestado que el Brasil «puede estar en la primera línea global» y que iniciará «una transición energética adecuada» con el objetivo «de eliminar las emisiones de gases de efecto invernadero». «El Brasil no necesita deforestar para aumentar su frontera agrícola», ha insistido.

Investidura Lula da Silva, nuevo presidente Brasil / Efe
Decenas de miles de personas a la investidura de Lula da Silva / Efe

Los pueblos indígenas y las relaciones internacionales

Bolsonaro era defensor de la explotación de minerales y madera en reservas indígenas, de manera que durante sus cuatro años de gestión los datos de deforestación e incendios se dispararon en el bosque tropical mayor del planeta. Pero el nuevo presidente ha recordado que los brasileños pueden vivir «sin tumbar» los árboles o «sin invadir los biomas», aunque ha adelantado que incentivará la regularización de tierras para su uso productivo sostenible. Ha defendido los pueblos indígenas, abandonados por la anterior administración. La cosa es que «nadie conoce mejor» los bosques «que quien estaba aquí en tiempos inmemoriales», motivo por el cual reanudará la demarcación de tierras indígenas — paralizada durante los cuatro años de Bolsonaro. «Cada tierra demarcada es una nueva área medioambiental. Revocaremos todas las injusticias contra los pueblos indígenas», ha sentenciado. Uno de los 37 ministerios que tendrá su gobierno será el de Pueblos Indígenas, liderado por la activista y diputada Sônia Guajajara — una líder muy reconocida en el ámbito internacional.

Finalmente, Lula se ha comprometido a «reanudar la integración» del Brasil a la América Latina para tener «un diálogo activo y altivo» con las otras regiones del mundo. «Reanudaremos la integración a partir del Mercosur, con la revitalización de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) y otras instancias soberanas», ha declarado. En esta línea, fortalecerá la cooperación con el foro BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y dará la mano con el África y el mundo en desarrollo — sin perder las relaciones con los Estados Unidos o la Unión Europea. Así pues, su gobierno «romperá el aislamiento al cual fue sometido el Brasil en los últimos años» por culpa de Bolsonaro y «volverá al mundo» con las banderas de la democracia. El Brasil «vuelve a ser un país soberano», que pondrá toda la diplomacia al servicio de una democracia «amenazada por todo el planeta por el extremismo autoritario». También ha expresado la «convicción de que la política en sus más elevados sentidos es el mejor camino para la construcción de consensos» y la superación de conflictos. «Negar o criminalizar la política es el camino de la tiranía», ha concluido.