InicioESTADOS UNIDOSPartidarios de Trump lo aplauden salvajemente cuando llega al juzgado de Miami,...

Partidarios de Trump lo aplauden salvajemente cuando llega al juzgado de Miami, mientras otros protestan

-

Por JOSHUA GOODMAN y SARA BURNETT /
La gente observa cómo la caravana que transporta al expresidente Donald Trump llega al Palacio de Justicia de los Estados Unidos Wilkie D. Ferguson Jr., el martes 13 de junio de 2023, en Miami.  Trump comparecerá ante un tribunal federal por docenas de cargos por delitos graves que lo acusan de acaparamiento ilegal de documentos clasificados y de frustrar los esfuerzos del Departamento de Justicia para recuperar los registros.  (Foto AP/Wilfredo Lee)
La gente observa cómo la caravana que transporta al expresidente Donald Trump llega al Palacio de Justicia de los Estados Unidos Wilkie D. Ferguson Jr., el martes 13 de junio de 2023, en Miami. Trump comparecerá ante un tribunal federal por docenas de cargos por delitos graves que lo acusan de acaparamiento ilegal de documentos clasificados y de frustrar los esfuerzos del Departamento de Justicia para recuperar los registros. (Foto AP/Wilfredo Lee)

 

MIAMI (AP) — Los partidarios del expresidente Donald Trump tocaron sus bocinas y gritaron salvajemente cuando el expresidente llegó al juzgado en el centro de Miami para comparecer por primera vez por cargos penales de retención indebida de documentos clasificados .

Cientos de periodistas de todo el mundo también estuvieron presentes en el juzgado federal, al igual que manifestantes anti-Trump. Entre la multitud, algunos ondeaban pancartas y banderas, y las dos facciones a veces se gritaban unas a otras. Periodistas de China, el Reino Unido, Australia, Francia, Luxemburgo, Nueva Zelanda, Alemania y Suiza se encontraban entre los cientos de reporteros que se reunieron en el juzgado, algunos de los cuales habían pasado varios días acampados bajo el bochornoso calor.

Los reunidos afuera no interactuaron con Trump, quien viajaba en un SUV como parte de una caravana que ingresó al garaje del juzgado para su audiencia por cargos de delitos graves. Aún así, algunos cantaron «Feliz cumpleaños» a Trump, quien cumplirá 77 años el miércoles.

La atención internacional y las multitudes crecientes fueron otra señal de la naturaleza extraordinaria del evento y de la persona en el centro del mismo. Un acusado penal como ningún otro, Trump es el primer expresidente que comparece ante un juez federal por cargos penales . También lidera el campo republicano para la nominación presidencial de 2024, y hasta ahora ha mantenido su condición de favorito incluso cuando ha enfrentado otros problemas legales .

La seguridad era estricta. Una línea policial de cinta amarilla y alrededor de media docena de vehículos de la policía federal formaron una barricada, manteniendo a la gente alejada de un corredor bordeado de palmeras y la entrada pública al moderno juzgado federal de Wilkie D. Ferguson, en gran parte de vidrio. En ocasiones, un helicóptero de la policía pasaba por encima y unas dos docenas de policías de Miami rodeaban el perímetro del edificio en bicicletas.

El alcalde de Miami, Francis Suárez, quien se detuvo en el juzgado el martes, dijo que la ciudad está lista para manejar cualquier protesta que ocurra y que la policía local tiene experiencia en el manejo de grandes manifestaciones.

La escena incluía lo que ahora es un elemento básico de una aparición o mitin de Trump. Gente vendiendo camisetas con la cara de Trump en una foto policial simulada, con letras grandes que decían «NO CULPABLE», otros vendiendo sombreros, pero también, apropiado para Miami, mangos.

Mientras la gente esperaba la llegada de Trump, algunos ondearon banderas de Trump 2024, apoyando su candidatura a la presidencia. Otro hombre, que se opone a Trump, vestía rayas blancas y negras de prisión y sostenía un cartel que decía “ENCRIÉRLELO”. A veces, la gente se cruzaba a gritos y pequeños grupos de simpatizantes de Trump y manifestantes anti-Trump se peleaban y ocasionalmente se gritaban obscenidades.

Dominic Santana, quien se presentó con el uniforme de la cárcel completo con esposas y una bola y cadena de plástico, dijo que “quería unirse al circo”.

Santana llegó a los EE. UU. cuando era niño desde Cuba y se jubiló en Miami después de décadas operando un restaurante en el área de Nueva York. El hombre de 61 años se considera un político independiente y dice que su madre y su hija votaron por Trump.

“Un compañero neoyorquino puede ver una rata a una milla de distancia”, dijo. «Francamente, debería haber estado encerrado hace años».

Entre los que llegaron temprano se encontraba el dúo de padre e hijo de Florencio y Kevin Rodríguez, quienes llegaron a Estados Unidos hace quince años como solicitantes de asilo que huían de la dictadura en Cuba.

Con una camiseta que dice “Jesús es mi salvador, Trump es mi presidente”, el joven Rodríguez, Kevin, dijo que es posible que Trump sea culpable de retener ilegalmente documentos clasificados.

Pero cuestionó la imparcialidad de los procedimientos a la luz de lo que dijo que era la actitud relajada de los fiscales hacia el presidente Joe Biden y la exsecretaria de Estado Hillary Clinton, quienes también han sido acusados ​​​​de mal manejo de inteligencia clasificada, aunque sin ninguna intención de ocultar sus acciones. .

“Incluso si es culpable, lo seguiremos apoyando”, dijo Rodríguez.

Madelin Munilla, de 67 años, que llegó a Miami siendo una niña cuando sus padres huyeron de la revolución de Fidel Castro en Cuba, portaba un cartel con una foto de Biden junto a otros líderes como Castro, comparando al presidente estadounidense con los que tenían a su oposición encarcelada.

“Esto es lo que hacen en América Latina”, dijo.

Otros vinieron a contrarrestar a los partidarios de Trump. Jack Kaplan, de 68 años, condujo dos horas desde Ft Pierce. Con una copia de la acusación pegada en un portapapeles y un cartel que decía «Trump está tostado», el vendedor de autos jubilado dijo que lo celebrará con una botella de vino tinto Mouton Rothschild de $1,400 si el expresidente está encerrado.

“Ya tengo la botella en mi enfriador de vino”, dijo Kaplan mientras pasaba un partidario de Trump que llevaba un cartel que decía “Keep America Great”. «Voy a hacer una gran fiesta».

Más partidarios de Trump estaban en camino. En un estacionamiento de Walmart en Orlando, unas cuatro docenas de personas vestidas con ropa roja, blanca y azul, algunas con camisetas que decían “Donald Trump no hizo nada malo”, abordaron dos autobuses para el viaje de cuatro horas a Miami. Planeaban mostrar su apoyo al expresidente frente al juzgado federal.

“Él ha hecho mucho por nosotros. Esto es lo que podemos hacer por él. Esto es lo que debemos hacer por él”, dijo Laurie Pettengill, quien manejó la mitad del estado desde Homosassa Springs en la costa del golfo de Florida para realizar el viaje.

El viaje, que fue organizado por un grupo llamado Asamblea Republicana de Florida, originalmente había sido planeado para acomodar a cuatro autobuses llenos de personas.

Cuando los partidarios de Trump subieron a los autobuses, una mujer solitaria, Danette Chialtas, les gritó, llamándolos traidores por apoyar a Trump.

“Está siendo juzgado por cargos de espionaje y lo están habilitando”, dijo Chialtas, señalando los autobuses.

___

El reportero de Associated Press Michael Schneider contribuyó desde Orlando. Burnett informó desde Chicago.

Related articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Stay Connected

0SeguidoresSeguir
3,912SeguidoresSeguir
21,900SuscriptoresSuscribirte

Latest posts